Actualidad

Más grandes y seguros: la evolución de los coches en las últimas décadas

Los utilitarios, por ejemplo, hace 30 años medían 3,80 metros y tenían motores de 40 o 50 CV, ahora, superan los cuatro metros y rondan los 100.

Evolucion coches

En los últimos 20 años la evolución de los automóviles ha sido vertiginosa.

Más grandes, más potentes y más seguros. Los coches de hoy han crecido en casi todo en comparación con los que se comercializaban, por ejemplo, a finales de los noventa. Así se aprecia en la evolución de modelos con larga vida, tanto en sus medidas como en su equipamiento. La progresión del automóvil ha sido vertiginosa en las últimas décadas.

Los cambios han sido similar en cualquier tipo de turismo, desde los utilitarios a las berlinas o los SUV. Todos ellos han seguido caminos paralelos, repitiendo patrones comunes: mayor longitud y anchura, más potencia, motores más eficientes, consumos menores, equipamiento de seguridad más completo y dotaciones tecnológicas cada vez más evolucionadas.

Estos cambios se pueden apreciar fácilmente en la fotogalería que cierra estas líneas, en la que se muestran los cambios de tres modelos representativos: el Seat Ibiza, el más popular de los utilitarios en España durante décadas; el Volkswagen Passat, una berlina de tamaño medio, y el BMW X5, el pionero de los todocaminos.

Más grandes y seguros

El tamaño y la seguridad han ido de la mano. Con el paso de los años, todos los segmentos han ido creciendo de manera paulatina, hasta el punto de que los utilitarios del segmento B actuales son como los compactos de hace casi tres décadas.

Valga como ejemplo el Ibiza, que ha crecido 25 centímetros desde 1993: la segunda generación del modelo medía 3,81 metros, frente a los 4,06 actuales. Y el Volkswagen Polo actual es algo mayor que la tercera generación del Golf, de 1992: 4.053 milímetros frente a 4.020).

Evolución de los coches

Tercera generación del Seat Ibiza.

Esto se ha debido a que las estructuras se han ido haciendo cada vez más complejas. Los coches han pasando de la mera chapa de sus predecesores a incorporar elementos de seguridad pasiva para resistir mejor los impactos en caso de accidente, lo que han hecho que aumenten el volumen y el peso de los turismos.

El mayor tamaño hace también que los modelos sean más espaciosos, pero no tanto como cabría esperar. Su ganancia en habitabilidad no es equivalente al crecimiento exterior, ya que el grosor de algunos componentes –como las puertas– resta espacio al interior.

Más potencia, pero también más eficiencia

Con el aumento de tamaño y peso, fue necesario incorporar motores de potencia cada vez mayor. El crecimiento ha sido patente en todos los segmentos, pero donde más se ha notado es en los inferiores. Los urbanitas han pasado de bloques de 30 o 40 CV a propulsores que llegan hasta los 90, mientras que los compactos superan habitualmente los 100 CV; en sus versiones más deportivas rondan los 200.

Evolución de los coches

Cuarta generación del BMW X5 (2018).

Sin embargo, este aumento de potencia, en muchas ocasiones duplicando las cifras de sus predecesores, no ha supuesto mayores gastos de combustible, sino que se han mantenido las cifras e incluso se han llegado a rebajar. Esto se ha podido conseguir gracias al uso de bloques de menor cilindrada ayudados por el turbo y, en los últimos años, por el apoyo de motores eléctricos en el caso de los vehículos híbridos.

Lo mismo ha ocurrido con las emisiones: los motores han evolucionado para ser mucho más limpios gracias a filtros de partículas, aditivos y a la mencionada tecnología híbrida. Los modelos actuales homologan unas emisiones contaminantes inferiores a las de los de hace 10 o 20 años.

Tecnología puntera

La mejora tecnológica de los automóviles se ha visto reflejado en la evolución de los motores, pero también otras dos áreas: confort y la seguridad.

Basta con echar un vistazo a los salpicaderos de modelos de los noventa, los 2000 y los 2010 para observar el cambio experimentado por los sistemas de infoentretenimiento. Estos han pasado de ser meros radiocasetes a centros multimedia con pantalla táctil, conexión a Internet y comandos de voz cada vez más precisos… A esto se suman detalles que mejorar la comodidad como los asientos calefactados o incluso con función de masaje, así como una mejor insonorización del habitáculo.

Evolución de los coches

La seguridad es la otra área clave en el que se nota el paso de los años. Junto con mejoras estructurales (impulsadas, entre otros motivos, por las exigencias de los test de choque de Euro NCAP), los coches han ido incorporando sistemas de asistencia a la conducción muy evolucionados: el control de crucero, el avisador de ángulo muerto, la frenada de emergencia, el detector de peatones o el mantenimiento de carril son habituales en cada vez más modelos.

Hace 30 años ni siquiera era obligatorio en España el uso del cinturón en los asientos traseros (lo fue a partir de 1992), mientras que el ABS y el airbag lo incluyen todos los coches desde 2004 y 2006, respectivamente.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no