Quién era Renault y cuándo empezó a fabricar coches 

Una marca centenaria que forma parte de la historia de Francia y también contribuyó notablemente al desarrollo industrial español.

Un Renault Floride, modelo de 1958.

A punto de cumplir 125 años, Renault rubrica uno de los relatos más notables de la historia del automóvil. Y todo empezó gracias a un visionario emprendedor cuyo modesto taller en los inicios se ha convertido, con el tiempo, en uno de los grupos multinacionales más importantes del sector. 

Nacido en París en 1877, Louis Renault era hijo de prósperos comerciantes textiles y el más pequeño de cinco hermanos. De carácter tímido, pronto se apasiona por lo que entonces representaba la tecnología más avanzada: la mecánica y la electricidad. 

En la casa de campo de sus padres, en Boulogne-Billancourt, instaló un pequeño taller donde comenzó a experimentar con un viejo motor Panhard y a desarrollar sus primeros inventos, algunos de los cuales patentaría. Más inclinado a la formación autodidacta, no fue un buen estudiante en el colegio (donde sería compañero de André Citroën), y al acabar el bachillerato renunció a cursar estudios superiores.

Cuando cumplió los 21 años y con ayuda de Edward Richet, otro pionero del automóvil que había conocido durante el servicio militar, modificó un triciclo De Dion-Bouton para convertirlo en su primer coche, el Type A. Además de dotarlo de una cuarta rueda, modificó su mecánica incorporando al vehículo una transmisión por cardan, además de una caja de cambios de su invención y que, gracias a su “toma directa” permitía alcanzar los 45 km/h y disponía de marcha atrás. 

Renault Type A de 1898.

Inicios en el sector textil  

El Type A asombró a los parisinos de la época, que no tardaron en encargarle una docena, momento en que el joven Renault decidió convertirse en fabricante de automóviles. Asimismo, patentó su innovadora caja de cambios con toma directa, que a posteriori le aportó grandes beneficios, ya que sería rápidamente adoptada por la mayoría de las marcas de su tiempo.

Sin embargo, la empresa original sería fundada por dos de sus hermanos mayores, Marcel y Fernand, que ya dirigían el negocio textil familiar y que, sin confiar demasiado en las posibilidades del automóvil ni en las de su genial hermano, no le concedieron participación en la compañía más que como empleado. 

Las primeras carreras de Renault

Pero pronto, y a la vista de los buenos resultados comerciales, la familia se contagió de la naciente fiebre por la gasolina. Tanto que los hermanos Louis y Marcel comenzaron a competir con éxito en las primeras carreras que se disputaban a principio de siglo por las carreteras aún sin asfaltar. 

Hasta que, en 1905, la tragedia golpea a la familia Renault, al fallecer Marcel a consecuencia de un accidente sufrido cuando ambos hermanos disputaban la épica prueba París-Madrid. Louis decidió entonces dejar de competir, contratando a partir de ese momento pilotos profesionales para que llevaran sus coches a innumerables victorias deportivas. 

La primera expansión de Renault

Ese mismo año, la marca recibió su primer pedido importante para suministrar 250 taxis a la capital francesa. De ser una fabricante artesanal, Renault pasó entonces a convertirse en el mayor productor de automóviles en serie de Francia y sus coches comenzaron a exportarse en gran número a otros mercados como Reino Unido, Estados Unidos y Argentina. Una expansión que logró Renault siguiendo el ejemplo de su rival Citroën, al viajar a Estados Unidos para estudiar con detenimiento los métodos de producción puestos en práctica en las fábricas de Henry Ford. 

No contento con ello, Louis Renault colmó entonces otra de sus pasiones, la aeronáutica, y comenzó a fabricar motores de avión que muy pronto ganaron gran fama al establecer en el aire numerosos récords y protagonizar grandes gestas. Unas cualidades mecánicas que también tuvieron que demostrar unos años después en la I Guerra Mundial, a la que Renault contribuyó de forma decisiva con un gran esfuerzo industrial.   

En 1914 el ejército requisó los taxis Renault de París para transportar soldados.

A la guerra en taxi

De hecho, cuando las tropas de reemplazo francesas tuvieron que partir desde París al frente durante la batalla del Marne, lo hicieron a bordo de 1.200 taxis Renault, que fueron requisados al efecto por el Ejército. Y durante el conflicto, la marca siguió suministrando gran cantidad de vehículos bélicos, entre los que destacaban por su espectacular tamaño los carros de combate FT. 

El periodo de entreguerras supuso para Renault una gran expansión tecnológica e industrial. La planta parisina ubicada en la isla Seguin alcanzó en esos años los 33.000 empleados y la producción rebasó la barrera de los 60.000 coches anuales. La marca aplicó a imagen de Ford las modernas técnicas de fabricación, desarrollando todas las áreas de la cadena de producción (extracción de materias primas, fundición, prensas, ensamblado, desarrollo de plásticos, aceites, componentes eléctricos…), convirtiéndose en un emporio industrial que pasó a recibir el nombre de Sociedad Anónima de las Fábricas Renault (SAUR). 

Empresa nacionalizada

La llegada de la II Guerra Mundial obligó a retomar la producción de material bélico y, en 1940, Louis Renault se trasladó a EE UU para perfeccionar la producción de carros de combate para frenar el avance alemán. Mientras tanto, la invasión de Francia avanzó imparable y la fábrica fue requisada por el enemigo. A partir de entonces, la planta se convirtió en un importante objetivo militar y no tardó en ser atacada por la aviación aliada en un trágico bombardeo que causó más de 500 fallecidos y 2.000 heridos entre la población que vivía en sus aledaños. 

De nuevo en Francia, Louis Renault reconstruyó la fábrica para reiniciar la producción, aunque a un ritmo mucho menor que antes de la guerra. Una decisión que, en 1944, provocó que el empresario fuera acusado de colaboracionista y encarcelado, falleciendo por enfermedad pocas semanas después y siendo enterrado en su castillo normando de Herqueville. 

Sin embargo, la historia de la marca no acabó con la desaparición de su fundador. Tras la guerra, el estado francés nacionalizó la empresa y destinó su actividad a motorizar de nuevo el país con coches asequibles como el 4CV y posteriormente el Dauphine. 

Renault 4 1961.

Coches asequibles y populares

A partir de entonces, Renault consiguió un éxito sin precedentes con estos modelos populares, que marcarían el rumbo de la firma en las décadas posteriores. Los R4, R5, Clio o Twingo se convertirían en destacados superventas y, ante la demanda creciente a nivel mundial, se construyeron más fábricas en Francia. Pero también en otros países, especialmente en España (Valladolid, Palencia y Sevilla), América del Sur, Turquía, Marruecos y Argelia.  

Evolución del logotipo de Renault.

Alianza Nissan-Renault

Ya en la década de los noventa, Renault comenzó a desligarse del Estado francés y se inició una nueva etapa para la empresa como sociedad, durante la cual, entre otras decisiones estratégicas, adquirió la marca rumana Dacia. Y dio otro paso decisivo cuando, a principios de este siglo, consolidó una importante alianza con la marca japonesa Nissan, que ha convertido al grupo en uno de los más importantes de la industria automovilística. 

En la actualidad, Renault se encuentra a la vanguardia de la electrificación y, entre sus planes inmediatos, tiene previsto importantes lanzamientos que van a reeditar modelos legendarios de su historia. Como es el caso del próximo R5 100% eléctrico que llegará en 2024, o la reinterpretación moderna del Scénic, prevista para ese mismo año. Ya no será un monovolumen y llevará motores híbridos y eléctricos.

El R5 eléctrico llegará en 2024.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Sobre la firma

Juan Luis Soto

Cuatro décadas informando sobre el mundo del motor y probando coches de todas las categorías. Después de trabajar en diversos medios especializados (Velocidad, Auto1, Solo Auto, Motor 16, Car and Driver, EcoMotor...), ahora en Prisa Media para seguir cubriendo la actualidad en plena revolución tecnológica del automóvil.

Más Información

aston martin
Citroën nuevo logo

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no