Actualidad

ID.3: el salto definitivo de Volkswagen al coche eléctrico

De tamaño similar a un Golf (mide 4,26 metros de largo), llegará en verano y la versión de acceso costará menos de 30.000 euros.

Volkswagen ID.3

Según la marca, el ID.3 será el modelo que democratice el vehículo eléctrico.

Un gran paso adelante para Volkswagen en el terreno de los coches eléctricos. El ID.3 es el primero que adopta la nueva plataforma MEB para modelos de baterías, y está especialmente diseñado para adoptar sobre la marcha las tecnologías por llegar, como las mejoras informáticas para gestionar la energía o la conducción autónoma.

De tamaño compacto, el Volkswagen ID.3 mide 4,26 metros de largo. Y en su interior, el módulo de las pilas va integrado bajo el piso mientras que el motor eléctrico y la caja de cambios se sitúan sobre el eje trasero. Esta disposición deja mucho más espacio para los ocupantes que un coche de mecánica convencional y además favorece el giro de las ruedas delanteras, ya que no lleva órganos mecánicos en el vano delantero.

Silke Bagschik, responsable mundial de ventas de eléctricos del fabricante, lo resume de la siguiente manera: “Tiene las dimensiones de un Golf, pero ofrece el espacio interior de un Passat y gira como un Up”.

El Volkswagen ID.3 ya ha registrado a nivel mundial más de 37.000 pedidos, que están en lista de espera. De ellos, unos 500 son en España. La gama se ha simplificado al máximo y propone tres versiones dependiendo de la mecánica, asociada cada una a un equipamiento específico. Las tres alternativas se diferencian por la capacidad de la batería y la potencia del motor: Pure, de 45 kWh (126 o 150 CV); Pro, de 58 kWh (145 o 204 CV) y Pro S, de 77 kWh (160 CV), que ofrecen unas autonomías respectivas de 330, 420 y 550 kilómetros según las normas de homologación WLTP.

Volkswagen adelanta que la opción más demandada será la Pro (de 58 kWh y 145 CV), que saldrá por menos de 36.000 euros. La razón es que su autonomía, de 420 kilómetros, es la que mejor se adapta a las exigencias del 80% de los usuarios. La versión de acceso (Pure, con batería de 45 kWh y 126 CV), tendrá un precio inferior a 30.000 euros.

Las baterías del Volkswagen ID.3 tienen ocho años de garantía o 160.000 kilómetros, y también pueden recargarse en un poste público de carga rápida. En casa, con un cargador del tipo Wallbox (que la marca ofrece a sus clientes a partir de unos 400 euros, más el coste de la instalación), la batería más pequeña de 45 kWh tarda ocho horas en recargarse. Pero en puntos de carga de alta capacidad, como los de la red Ionity, el ID.3 puede admitir hasta 100 kW y recuperar energía para 290 kilómetros en 30 minutos.

El Volkswagen ID.3 no genera emisiones al circular y por ello le corresponde la etiqueta Cero de la DGT. Pero tampoco su proceso de fabricación emite CO2, siendo por ello el primer automóvil que presenta un impacto ambiental neutro. La planta alemana de Zickau, donde se fabrica, funciona solo con energía hidroeléctrica y los componentes, como la batería, se producen bajo certificación con fuentes renovables. Incluso el transporte y otros procesos tienen previsto compensar su impacto ambiental con acciones como la reforestación de bosques, por ejemplo.

El ID.3 nace con vocación de ser un coche eléctrico popular, asequible y cuyo objetivo es hacer despegar definitivamente el mercado de los vehículos sin emisiones. Según Laura Ros, directora de Volkswagen España, el ID.3 va a ser “el referente que democratice la movilidad eléctrica”. Y por ello piensa que se convertirá en el nuevo icono de la marca, como hicieron en su día el escarabajo y posteriormente el Golf.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no