Al volante del coche del Real Madrid, un SUV eléctrico que impresiona

El BMW iX xDrive40, con casi cinco metros de longitud y un equipamiento de lujo, es uno de los modelos que la marca ha cedido a los jugadores del equipo.

BMW
Con sus casi cinco metros de longitud y dos de anchura, su presencia impresiona.

Es un coche imponente. Y es que este BMW iX xDrive40 es el SUV eléctrico de referencia para la marca bávara. Con unas medidas de 4,95 metros de largo, 1,97 de ancho y 1,70 de alto, este mastodonte sobre ruedas impresiona al tenerlo al lado. Y también a bordo, con todo el lujo que despliega.

El iX es el modelo que han elegido muchos de los jugadores del Real Madrid, después del acuerdo de colaboración firmado por la marca alemana y el club presidido por Florentino Pérez.

Igualmente impresiona tenerlo detrás, con esa parrilla que no es parrilla (ya que su motor eléctrico no necesita tanta refrigeración) en forma de doble riñón vertical. Aunque esta zona tiene membranas calefactables para quitar el hielo en invierno, ya que detrás de ella se esconden un radar, una cámara y varios sensores.

Estos dispositivos pertenecen a los avanzados asistentes que permiten, por ejemplo y entre otras cosas, la conducción automática en atascos o una función que memoriza los últimos 200 metros de un recorrido marcha atrás, normalmente en el acceso al garaje.

También los dobles y rasgados faros contribuyen a esa sensación general de poderío, que se pone de manifiesto de nuevo en la zaga, de formas rectas y extensas, muy extensas, gracias a esos casi dos metros de anchura.

Impresiona igual o más subirse a él, pero por el lujo y la tecnología que rodea y abruma por todos los lados al conductor y los ocupantes. Tanto que de este interior se podría escribir casi un libro.

BMW
La zaga destaca por sus pilotos casi ‘lineales’.

De ciencia ficción

Para empezar, el volante tampoco es normal. Y es que no es redondo. Ni siquiera achatado por abajo, que también. Es que tiene una forma de tipo hexagonal, pero, eso sí, muy ergonómica. Tras él, una pantalla digital corrida y gigante que incluye toda la información que se pueda necesitar. Y alguna más.

La zona que se sitúa tras el volante ocupa 12,3 pulgadas. Y aunque el sol incida en ella de forma directa, no hay problema con su visualización. A continuación, hacia el centro, se sitúa la zona de la pantalla dedicada a la información de todo tipo, climatización o entretenimiento. Esta otra parte mide casi 15 pulgadas y su resolución mejora a la de los relojes. De hecho, con 2.880 por 1.080 píxeles es la de mejor resolución del mercado.

BMW
La pantalla del iX mide más de 27 pulgadas.

Además, se puede interactuar con ella de tres maneras. De forma táctil, con la ruleta iDrive o mediante órdenes vocales. Lo malo: queda algo lejos para tocarla y, al hacerlo, acaba llena marcas de dedos.

Con esta pantalla, BMW estrena el sistema operativo iDrive 8, que aglutina muchas funciones (quizá demasiadas) agrupadas en aplicaciones para hacerlo algo más fácil. Pero requiere un periodo de profundo estudio para acostumbrase a su manejo, si no se quiere desviar demasiado la atención de la carretera.

Otro elemento que se configura como la base de manejo del BMW iX es la continuación del reposabrazos central, donde se ubican la ruleta del iDrive (de cristal, como los mandos para regular los asientos u otros elementos), el pequeño selector del cambio o los modos de conducción entre otros. En su extremo, se puede colocar un smartphone que quedará muy a la vista.

BMW
Aquí se seleccionan los tres modos disponibles: Personal, Efficient y Sport.

Y algo que llama mucho la atención es su techo electrocrómico, que se hace traslúcido o transparente con solo tocar un botón. Esto se consigue con un polímero de cristal líquido que hay en su interior, y cuyas partículas se colocan de una u otra manera cuando pasa la corriente por ellas.

BMW iX: gran espacio a bordo

Como ya va siendo habitual en un vehículo 100% eléctrico, el minimalismo toma el protagonismo en este BMW iX. Y aunque no es tan acusado como en otros modelos, esto mismo le sirve para ofrecer una sensación espacial muy agradable delante.

Sus cómodos asientos, dotados por supuesto de calefacción y masaje, ofrecen un tapizado de lujo y mucho espacio para las piernas. Al llegar al destino, basta con apretar un botón dispuesto en la puerta: no hará falta ni usar el tirador, que se esconde más abajo. Todo está pensado para la comodidad del pasaje.

BMW
Tanto delante como aquí detrás, el espacio y la comodidad son superlativos.

Detrás, los jugadores de baloncesto del Real Madrid no tendrán problema en acomodarse, ya que hay espacio de sobra tanto para las cabezas como para las piernas. Incluso si hay uno en el centro, puede sentarse sin encoger mucho las piernas, ya que no hay túnel central e incluso se ha acomodado un hueco para los pies.

Respecto a su maletero, sin problema para meter todas las bolsas de deporte: 500 litros ampliables a 1.750.

BMW
El maletero cubica de 500 a 1.750 litros.

En marcha

A riesgo de ser reiterativos, el iX vuelve a impresionar cuando se pone en marcha. Porque la agilidad con la que se mueven sus casi dos toneladas y media es de nota. Y eso que esta versión, la xDrive40, tiene solo 326 CV. El xDrive50, otra variante elegida por varios miembros de la plantilla, alcanza los 523 CV.

Pero, con esa potencia menor, se puede circular mucho más rápido que el tráfico normal. Por no hablar de la aceleración, gracias a un par inmediato de 630 Nm. Una cifra corrobora esta impresión: cubre el 0 a 100 km/h en 6,1 segundos. Y como velocidad máxima, 200 km/h.

BMW
De 0 a 100 km/h en poco más de seis segundos. Y eso que pesa casi 2,5 toneladas.

Otra cosa que resulta muy interesante es que este coche bascula algo más de lo habitual en virajes. Pero lo hace de forma natural y no como otros con esta masa trasladada, que tienen tan dura la amortiguación que resultan muy artificiales en su comportamiento.

Es evidente que este coche no es un deportivo y así lo hace saber al volante. Estas suspensiones de tarado más normal se agradecen en el día a día en los rotos del asfalto ciudadano, con menos rebotes e incomodidades para el pasaje. Si a esto se añade el confort acústico a bordo, circular con este BMW se convierte en una experiencia de lo más agradable.

Por supuesto, dispone de varios modos de conducción. En este caso tres, Personal, Efficient y Sport, pero solo se pueden cambiar parámetros en este último. Aun así, la diferencia entre uno y otro no es muy apreciable y ante un requerimiento de aceleración inmediata y un pisotón, el iX sale como una exhalación, ya esté en uno u otro programa.

También tiene un modo B en el cambio, que aumenta la retención y genera mayor carga en la batería, pero no es algo exagerado y resulta bastante cómodo, es decir, no produce cabezazos hacia delante cuando se suelta el acelerador.

Consumo y recarga

Su batería de 76,6 kWh (capacidad útil de 71 kWh) homologa, en teoría, 426 kilómetros de autonomía. Cuando se recogió el coche, con la batería cargada al 98%, marcaba un recorrido posible de 352 kilómetros.

Sin sacarlo mucho por carretera, el consumo medio fue de unos 22 kWh/100 km, con lo que, a priori, se superaban los 300 kilómetros de autonomía, una cifra bastante alejada de esos 426 prometidos. Y eso, sin calefacción en varios tramos y sin elementos eléctricos superfluos.

Con todo activado (asientos y volante calefactados, calefacción, radio, masaje en el asiento del conductor), la autonomía estará más bien entre los 250 y los 300 kilómetros. Nada nuevo bajo el sol de los eléctricos.

BMW
Algunos de los BMW eléctricos entregados al Real Madrid.

Para recargar la batería, en un Wallbox trifásico de 11 kW puede tardar unas ocho horas en una carga completa. Pero, eso sí, admite cargas rápidas de hasta 150 kW, en las que el tiempo se acortará a media hora. En el otro extremo, el enchufe de casa convencional de 2,3 kW llevará el proceso hasta más de 30 horas.

Pero si se deja de lado la autonomía, un mal inherente a prácticamente todos los vehículos eléctricos del mercado, este BMW iX xDrive40 se sitúa entre los mejores de este tipo de coches, por su comodidad a bordo, sus prestaciones, su calidad y su imagen. Su precio, de 87.150 euros, pasa a un segundo plano. Porque vale cada euro de los que cuesta.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Sobre la firma

Alfredo Rueda

Periodista especializado en motor desde hace más de 20 años, ha trabajado en diferentes gabinetes de prensa (Federación Española de Automovilismo o Circuito del Jarama) y medios especializados (Motor 16, Marca Motor o Auto Bild). Apasionado de coches, motos y, ahora también, de los cacharros con alas.

Más Información

agatha ruiz de la prada fiat 500
Skoda

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no