Mercedes EQB, una ‘rara avis’ entre los SUV eléctricos

Mide 4,68 metros de longitud y es el primer modelo campero de baterías y tamaño medio que puede incluir siete asientos. Viene con tracción 4×4 y alcanza 419 kilómetros de autonomía.

Mercedes
El nuevo EQB estará disponible en febrero de 2022 desde unos 56.500 euros. | Mercedes

Una nueva oferta entre los SUV eléctricos. El Mercedes EQB es el primer modelo a pilas de estilo campero y tamaño medio que puede incluir siete plazas. Una combinación que solo podía encontrarse hasta ahora en SUV a pilas de gran tamaño y precios desorbitados.

El nuevo EQB de Mercedes mide 4,68 metros de longitud y viene de serie con cinco plazas. Destaca por su espacio y tiene un maletero de 490 litros, que baja a 465 litros si se montan los dos asientos extra. Estas butacas valen para niños y adultos bajos (hasta 1,65 metros de estatura).

Mercedes EQB: desde 56.500 euros

Estará disponible en febrero de 2022 con precios a partir de unos 56.500 euros. Mercedes ha comunicado que costará unos 2.000 euros más que el EQA equivalente. En principio, no podrá acogerse a las ayudas del Plan Moves III, porque sobrepasa el límite de precio.

El nuevo EQB se lanzará con dos versiones, ambas 4Matic o 4×4: EQB 300, con 228 CV, y EQB 350, que sube a 292 CV. Y las dos anuncian una autonomía oficial de hasta 419 kilómetros. Tiene etiqueta Cero.

Diseño robusto y amplitud

Como el GLB de combustión, la variante de baterías EQB luce un diseño cuadrado y robusto, que le hace diferente a la mayoría de SUV y favorece también la habitabilidad interior.

El interior recoge el llamativo salpicadero de Mercedes, suma calidad en materiales y ensamblaje, y aporta también desahogo, porque en las dos primeras filas pueden viajar adultos sin apreturas. La tercera, como se citaba, está pensada para niños y adultos en trayectos cortos.

Como opción, la segunda hilera de asientos se desplaza en longitud y permite repartir el espacio disponible: si se adelanta al tope, el maletero crece 190 litros. Si se usan las siete plazas, en cambio, el volumen de carga es mínimo y solo da para un par de maletas tipo troley.  

Dos versiones: 228 y 292 CV

Las dos versiones mueven el peso con soltura, con esa inmediatez de respuesta habitual en los modelos eléctricos. La 300 de 228 CV pasa de 0 a 100 km/h en 8 segundos, y la 350 de 292 CV, baja a 6,2 segundos. La velocidad máxima se autolimita a 160 km/h.

La de acceso resulta ya suficiente, aunque la potencia suplementaria de la superior se agradece en los adelantamientos en carretera, en los repechos de las autopistas y en las salidas de los semáforos. Y se disfruta también al volante, porque hay más margen para todo.

Más adelante, Mercedes confirma que saldrán nuevas versiones, como una de tracción delantera y menor potencia que reducirá el precio (debería ser la misma del EQA, con 190 CV y unos 51.900 euros de coste), y otra con una batería más grande que ofrecerá una «autonomía especialmente alta», como reseña la marca.

Ante todo, suavidad

Como el EQA, con el que comparte muchos componentes, el nuevo EQB es un SUV eléctrico que busca el máximo confort de marcha antes que una conducción ágil o prestaciones contundentes. Pero va bien en cualquier terreno y tampoco le falta empuje.

El sistema de impulsión eléctrico responde siempre con suavidad e, incluso al acelerar a fondo, la potencia no llega abruptamente y el funcionamiento mecánico parece diseñado para evitar brusquedades.

La suspensión tiene muy buen ajuste y, aunque es más firme que sedosa, no merma en ningún momento el confort. Y los dos motores, uno por eje, hacen que el peso esté mejor repartido y que el EQB no subvire tanto al entrar en las curvas (tendencia a deslizar de delante) como el EQA de tracción delantera. Los neumáticos tienen 235 de sección, y las llantas pueden ser de 18, 19 y 20 pulgadas.

Pero, eso sí, su carrocería más cuadrada y voluminosa aumenta ligeramente la sonoridad frente a su pariente el EQA, de formato más redondeado, sobre todo en los trayectos por carretera y autopista. Si en el EQA apenas se oye nada, en el EQB se nota un murmullo aerodinámico sobre la carrocería. Pero es sutil y es difícil que llegue a molestar.

Unos 300 kilómetros reales

Tras las pruebas, realizadas en Alemania y combinando ciudad, carretera, travesía de poblaciones y autopista, se recorrieron 115 kilómetros a una media de 57 km/h. Y el consumo fue de 22,5 kWh cada 100 kilómetros, lo que hubiera dado para recorrer 300 antes de agotar la batería, que tiene 66,5 kWh de capacidad útil.

Se circuló a ritmo normal, con el climatizador conectado, y en algunas ocasiones se aceleró a fondo para comprobar el potencial disponible. En los tramos de autopista, como sucede en todos los eléctricos, el gasto se dispara y confirma que la velocidad (de 120 km/h en adelante) es el gran enemigo de la autonomía de los coches eléctricos.

Recarga normal

El nuevo Mercedes EQB puede recargarse en casa y también en postes rápidos de la calle. En el enchufe doméstico normal (2,3 kW) se tardaría más de 30 horas en recuperar la batería. Pero, con un wallbox que funcione a 11 kW, bajaría ya a 5 horas y 45 minutos (del 10% al 100%).

En postes rápidos soporta hasta 100 kW de potencia de entrada y, según Mercedes, se recupera del 10% al 80% de energía en 32 minutos.   

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Más Información

SSC
BYD

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no