Subaru Outback, una ranchera multiterreno para todo uso

Imagen robusta, amplitud interior y confort de marcha. Un familiar muy completo que reúne cambio automático, tracción 4×4 y más aptitudes camperas que casi cualquier SUV.

Subaru Outback
El Outback mide 4,87 metros y está disponible desde 39.500 euros. | Subaru

Un turismo que supera a la mayoría de SUV. El nuevo Subaru Outback es una ranchera de gran tamaño que destaca por su espacio y confort, y también por sus capacidades para circular por casi cualquier terreno, que son mayores a las ofrecen la práctica totalidad de familiares de estilo campero de la oferta actual.

Mide 4,87 metros de longitud y, por su mezcla de amplitud, suavidad de rodadura y polivalencia de uso, puede dar un gran servicio como coche familiar. Transmite calidad e incluye cambio automático, tracción 4×4 permanente y hasta un buen equipo de serie, tanto en confort como en seguridad.

El modelo de Subaru está disponible desde 39.500 euros (con 3.000 de promoción), una tarifa razonable para sus dimensiones y características e inferior a la de cualquier SUV equivalente. Y compite con otros turismos todocaminos similares como los Skoda Superb Scout y Volkswagen Passat Alltrack.

Los Audi A4 Allroad y Volvo V60 Cross Country, por su parte, son propuestas con mayor potencia y sofisticación general, y tarifas mucho más elevadas.

El motor, un 2.5 bóxer atmosférico de gasolina y 169 CV (sin turbo; 252 Nm de par), es el elemento menos convincente del nuevo Outback. Mueve el peso con cierta soltura y funciona con suavidad, pero aporta prestaciones solo correctas y el consumo sube demasiado en cuanto se trata de aumentar el ritmo.

Frente al Outback actual, es más grande por fuera y refinado por dentro, algo más cómodo en carretera y capaz fuera de ella, y también menos ágil y dinámico en tramos virados. Recibe la etiqueta C de Tráfico.

El diseño distintivo del Outback

Tiene una imagen robusta y una carrocería voluminosa, casi tan alta como la de los SUV. Y es uno de esos modelos poco vistos, que suma a su estética robusta y contundente un aura de originalidad.  

El interior transmite refinamiento, porque está bien acabado y aislado acústicamente, y recoge detalles a la última como su gran pantalla central de formato vertical.

Aunque, al mismo tiempo, mantiene detalles superados como la instrumentación, el ordenador de viaje y la ausencia de navegador integrado (hay que conectar el del móvil).    

Espacio para todo

Con sus casi 4,9 metros de largo, la cabina dispone de amplitud y holgura para todas las tallas, sobresaliendo el espacio en los asientos traseros.

El maletero, por su parte, tiene 561 litros y portón eléctrico, e incluye rueda de repuesto normal (como las otras cuatro). Y puede sumar soluciones útiles como una alfombra de goma que cubre toda la superficie y es extraíble para poder limpiarla con una manguera.

Prestaciones solo correctas

En uso tranquilo y normal, el motor mueve el conjunto con suavidad, suena fino y permite obtener consumos de ocho litros en carretera y unos nueve en autopista, subiendo a 9,5 o 10 en ciudad. Y el cambio automático CVT trabaja con sedosidad.

Pero, al circular con prisa o querer aprovechar la potencia disponible, el gasto se dispara por encima de 11 o 12 litros, las prestaciones apenas suben y la caja CVT muestra carencias en su funcionamiento que comprometen el rendimiento del coche.

Para obtener una respuesta de cierta entidad, hay que conectar el modo Sport y pisar a fondo sin contemplaciones. Y entonces se acerca al registro oficial de 0 a 100 km/h, que es de 10,2 segundos. El depósito tiene 63 litros, y la velocidad máxima asciende a 193 km/h.

Manejo solvente

A pesar de su altura y peso (más de 1.700 kilos), las suspensiones resultan casi sobresalientes y proporcionan una calidad de rodadura notable, tanto sobre asfalto como fuera de él. Y también sujetan bien la carrocería con eficacia, incluso en los apoyos en curva más fuertes.

El resultado es que el Outback se conduce bien y entra con cierta agilidad en los giros, al menos, con mayor naturalidad de la que se esperaría para su tamaño y concepción multiterreno. Las ruedas tienen medidas de 225/60 en llanta de 18 pulgadas, y los neumáticos de la unidad probada eran de uso mixto, para asfalto y tierra.

Las ayudas a la conducción y los sistemas electrónicos de seguridad operan con mayor eficacia de lo normal en los modelos de precio popular, aunque, al mismo tiempo, no se pueden regular y son bastante alarmistas.

Un turismo total: tierra, nieve, agua…

Junto con la utilidad como familiar y las suspensiones, las capacidades para circular fuera del asfalto son el otro punto fuerte del Subaru Outback. Y es que, para empezar, ofrece una altura libre al suelo de 21,3 centímetros, mayor que en la mayoría de SUV.

Pero también añade un sistema de tracción 4×4 permanente, más eficaz a la hora de garantizar la capacidad de avance sobre piso resbaladizo que las tracciones totales conectables, y, además, una electrónica de control asimismo muy eficaz, que bloquea la rueda o ruedas que patinen o queden en el aire para que el modelo pueda seguir avanzando.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Más Información

diésel más caro que gasolina
gasolina

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no