Pruebas

Al volante del Seat Tarraco, el SUV grande de la marca española

Saldrá a la venta en enero de 2019 desde unos 30.000 euros. Presentará el futuro lenguaje de diseño de Seat y la nueva parrilla.

Seat Tarraco

El Seat Tarraco se muestra eficiente dentro y fuera del asfalto.

Seat tiene ya listo su SUV grande, que saldrá a la venta en enero de 2019, y aunque todavía no hay tarifas oficiales, el Seat Tarraco estará disponible desde unos 30.000 euros (precio estimado). La marca española ha permitido a un reducido grupo de periodistas probar en los alrededores de Tarragona los últimos prototipos previos a su producción en serie, pero todavía con camuflaje exterior e interior, para que no se reconozca su línea.

El Tarraco mide 4,73 metros de largo, 37 centímetros más que el Ateca (4,36), compartirá la base de los Volkswagen Tiguan Allspace y Skoda Kodiaq y se ofrecerá en configuraciones interiores de cinco y siete plazas. Contará con cuatro motores, dos TSi de gasolina (1.5 y 2.0) y dos TDi turbodiesél (2.0), todos con 150 y 190 CV. Y se ofrecerán con cambios manuales de seis marchas y automáticos de siete, y tracción delantera 4×2 o 4×4.

El SUV grande de Seat destaca por su aspecto robusto e imponente, tiene un maletero de hasta 760 litros (700 con siete plazas y la tercera fila plegada) y se convertirá en el nuevo buque insignia de la marca española. Y se fabricará en Wolfsburgo (Alemania).

Estos son los aspectos más destacados del Seat Tarraco tras la primera toma de contacto.

1. Imagen, presencia y personalidad

El Seat Tarraco será un modelo de transición en el cambio del lenguaje de diseño de Seat y estrena ya algunas de sus nuevas señas de identidad. El detalle más llamativo es la parrilla frontal hexagonal, mucho más grande, con una posición más vertical y una rejilla tipo nido de abeja más sofisticada. Y sobre todo, gana protagonismo aportando un toque más elegante y robusto al rostro del coche. Por lo demás, destaca el diseño de los faros led delanteros, la solidez del capó delantero, la línea lateral ascendente de la base de las ventanillas y la solidez de la zaga. Y el conjunto tiene músculo y aporta una imagen y presencia contundentes y superiores a otros SUV similares de su tamaño.

2. Amplitud interior

Las plazas delanteras son amplias y cómodas, y la segunda fila tiene suficiente altura y espacio para las piernas, se regula en longitud y puede alojar sin agobios a tres adultos. Además, las versiones de siete plazas del Seat Tarraco añaden una tercera fila con dos pequeños asientos suplementarios que se pueden ocultar en el piso cuando no se necesitan, aunque solo sirven para niños y trayectos cortos en casos de apuro. Pero el interior transmite una gran sensación de amplitud e incluye un maletero que llega 760 litros en las variantes de cinco plazas.

3. Buena presentación interior

La presentación interior del Seat Tarraco incluye un nuevo salpicadero con el digital cockpit de Volkswagen, que permite configurar a la carta toda la instrumentación en función de las necesidades o caprichos del momento. Dispone también de una vistosa pantalla táctil con diferentes medidas según el acabado. Por lo demás, el diseño interior está cuidado y aunque se trataba de prototipos, transmite calidad.

4. Conducción suave y refinada

Uno de los aspectos más logrados del Seat Tarraco, que se beneficia de compartir la base de sus primos, los Tiguan Allspace y Kodiaq. A pesar de que las pruebas se hicieron con prototipos, siempre con peores ajustes que los modelos de serie, el SUV de Seat ofrece el tacto de conducción suave y exquisito de los mejores modelos de su tamaño, un detalle que se disfruta y hace sentirse en un coche de calidad.

5. Sólido y consistente en asfalto

La otra virtud que sorprende del Seat Tarraco es su buen aislamiento interior y su calidad de rodadura. Tanto con los motores de gasolina como con los turbodiésel, es un coche muy silencioso que apenas deja sentir los rumores mecánicos, ni sobre todo, los ruidos de rodadura. Filtra todo muy bien, tanto en carretera y autopista como cuando se sale del asfalto, y pasa por los baches con una agradable sensación de solidez y consistencia sin que apenas se noten en el interior.

6. Buenos recursos en conducción 4×4

A pesar de tratarse de un SUV, que no están pensados para el campo y tienen siempre una limitada mentalidad todoterreno, el nuevo Seat se defiende bien fuera del asfalto. Con una altura libre al suelo de 20 centímetros, un buen control de descenso de pendientes y su sistema 4Drive de tracción 4×4, es capaz de superar sin apuros zonas y obstáculos bastante complicados en el campo. Y sobre todo, lo hace transmitiendo una sensación de precisión, confort y robustez muy superior a otros SUV equivalentes.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no