Pruebas

El BMW Serie 8 Gran Coupé crece para ganar polivalencia

Alarga la carrocería habitual en la gama para integrar las puertas traseras y ampliar el espacio interior sin perder dinamismo.

Serie 8

Elegancia, dinamismo y también funcionalidad en la última creación de BMW. / BMW

La línea estilizada y seductora de los cupés y las ventajas prácticas de las berlinas. Así es el nuevo BMW Serie 8 Gran Coupé, un deportivo de fusión que busca ofrecer lo mejor de estos dos mundos. Ya está a la venta en España con precios desde 101.900 euros.

El declive de las berlinas tradicionales, que no logran seducir a las nuevas generaciones de clientes, está obligando a las marcas a buscar fórmulas innovadoras para hacer frente al auge de los SUV de moda. Y el nuevo Gran Coupé, la variante de cuatro puertas más cómoda y polivalente del Serie 8 Coupé, refleja esa tendencia.

Así, comparte la base mecánica para ofrecer la misma deportividad, pero estira 23 centímetros la carrocería de su hermano para llegar a 5,08 metros de longitud, y gana también tres centímetros en anchura y seis en altura. El resultado es un frontal idéntico al del Coupé hasta la base del parabrisas, pero con un techo más alto y una silueta más alargada.

El aumento de tamaño mejora el sentido práctico: la mayor distancia entre los dos ejes amplía el espacio para las piernas de las plazas traseras y el maletero, que llega a 440 litros (420 en el Coupé). Y la altura facilita el acceso.

BMW

Las plazas traseras son ahora más generosas.

En el aspecto dinámico, el Gran Coupé mantiene su deportividad y apenas presenta diferencias con la versión de dos puertas. En realidad, el mayor tamaño apenas supone una discreta pérdida de maniobrabilidad en el tráfico urbano y es algo menos ágil en zonas con muchas curvas. Pero ofrece un comportamiento y prestaciones sobradas para seguir siendo un auténtico deportivo. Y destaca sobre todo el agarre que aporta la tracción integral xDrive, de serie en toda la gama salvo en la versión más asequible, que es de propulsión trasera.

El Gran Coupé se ofrece con los mismos motores que el Coupé de dos puertas. Hay dos versiones de gasolina: el 840i, con un 3.0 seis cilindros de gasolina (340 CV), que es la propuesta más equilibrada por precio y versatilidad, sobre todo la variante xDrive, con tracción integral (105.900 euros), que acelera de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y anuncia un consumo medio de 7,5 litros (norma Euro6d-Temp).

Por encima se sitúa el M850i xDrive (137.100 euros), con un 4.4 V8 (530 CV), que baja hasta 3,9 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h, aunque sube a 10 litros el consumo medio. Y presenta unos reglajes de suspensión más firmes y deportivos que sacrifican un poco el confort. La gama se completa con el 840d turbodiésel (109.300 euros), la alternativa más interesante para hacer largas distancias con un consumo mínimo, porque aunque acelera de 0 a 100 km/h en 5,2 segundos, declara solo 6,2 litros de media.

BMW

El habitáculo está cuidado con esmero en cada detalle.

El enfoque deportivo del Gran Coupé no exige renunciar a las comodidades propias de las grandes berlinas. Así equipa una suspensión electrónica adaptativa dentro los cuatro programas de uso que varían diferentes reglajes (EcoPro, Comfort, Sport y Sport+) y ofrece un completo equipo de seguridad y ayudas a la conducción, como el control de velocidad con radar antichoque ACC, o funciones de conducción semiautónoma como el arranque y parada automática para los atascos.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no