Pruebas

Comparativa: cuatro híbridos enchufables de precio razonable

Dos turismos compactos y dos SUV de tamaño similar con mecánica enchufable: Seat León, Mercedes Clase A, Kia XCeed y Renault Captur.

Híbridos enchufables

De izquierda a derecha, Seat León, Kia XCeed, Renault Captur y Mercedes Clase A. / Enrique Brooking

Reúnen lo mejor de los dos mundos, la electricidad de sus baterías para los desplazamientos diarios, y el motor térmico para poder viajar sin limitaciones de autonomía ni incertidumbres con las recargas propias de los modelos 100% eléctricos. Son los híbridos enchufables o PHEV, la tecnología de moda que sirve de introducción al uso del enchufe para resolver la movilidad personal. Y tras la avalancha de estrenos de finales de 2020, empiezan a estar disponibles en casi todas las marcas y a precios cada vez más competitivos.

En esta prueba se enfrentan dos modelos compactos de cinco puertas, el Seat León y el Mercedes Clase A, y dos SUV de tamaño similar, los Kia XCeed y Renault Captur. Todos son de reciente aparición y equipan mecánicas PHEV, con motor de gasolina y módulo eléctrico. Y se impone el Seat, que ofrece el conjunto más completo y equilibrado.

En pocas palabras

El Seat León e-Hybrid es el primer híbrido enchufable de la marca española y acaba de llegar. Equipa el mismo módulo del anterior Golf 7 e-Hybrid, con 204 CV, y anuncia hasta 64 kilómetros de autonomía eléctrica. Se impone porque ofrece un buen equilibrio y un precio mucho más asequible que el Mercedes. Además, es el más amplio por dentro, sobre todo atrás, ofrece el mejor comportamiento y un equipo de serie superior, en especial en seguridad. Y aunque ha hecho solo 38 kilómetros con las pilas, es el más versátil y tiene buenas prestaciones para viajar. Se vende en carrocerías cinco puertas y Sportstourer o familiar, desde 34.080 y 35.280 euros, pero los descuentos pueden llegar a 6.200 euros.

El Mercedes Clase A 250e empata con el Seat hasta que se valora la economía. Es el más potente, 218 CV, ofrece las mejores prestaciones y el mayor rango de uso eléctrico, hasta 73 kilómetros oficiales y 57 en la prueba. Pero es el más pequeño por dentro, viene poco equipado y cuesta 7.300 euros más que el León. Y se vende con carrocería cinco puertas y Sedan desde 39.350 y 40.150 euros, respectivamente.

El Kia XCeed domina entre los SUV, que equipan mecánicas menos potentes y están más limitados para viajar. Reúne una línea atractiva y liviana de silueta cupé, viene bien equipado y es el que ha gastado menos. Tiene el precio más asequible y siete años de garantía. Y anuncia hasta 48 kilómetros de uso eléctrico, que ha repetido en la prueba, pero no es significativo: arranca el motor de gasolina si lo estima oportuno. Además, rinde 141 CV y ofrece el mejor consumo tras agotar la pila, pero con prestaciones justas: el motor de gasolina tiene solo 105 CV. Se vende desde 36.225 euros que bajan a 24.300 con descuentos y financiación.

El Renault Captur E-TECH estrena el módulo enchufable de Renault, con 160 CV en total y 50 kilómetros de autonomía eléctrica que se han quedado en 48 en la prueba, pero arrancando también el motor térmico en algunos momentos. Presenta una imagen con presencia, y un interior atractivo y práctico, con las plazas traseras regulables en longitud. Y el mejor consumo urbano con la pila. Pero viene poco equipado y cuesta algo más que el Kia, desde 32.640 euros sin descuentos.

Análisis completo

CONDUCCIÓN

Cuatro híbridos enchufables, dos SUV más urbanos y familiares, y dos compactos más potentes y deportivos. Todos combinan un motor de gasolina y otro eléctrico con un módulo de baterías que les permite homologar más de 40 kilómetros de autonomía eléctrica y acceder a la etiqueta Cero de la DGT.

El Kia equipa un motor 1.5 atmosférico de 105 CV y un eléctrico de 60,5 que cuando trabajan a la vez rinden 141 CV. El Renault tiene un 1.6 atmosférico de 91 CV y dos motores eléctricos de 49 y 34 CV con 160 CV en total. El Seat y el Mercedes son más potentes. El León tiene un 1.4 turbo de 150 CV y un eléctrico de 115 que rinden 204 CV. Y el Clase A equipa un 1.3 turbo de 160 CV y otro eléctrico de 102 con 218 CV conjuntos.

Todos tiene cambio automático de doble embrague (el Seat y el Mercedes con levas en el volante), salvo el Renault, que incluye un sistema de engranajes muy peculiar y menos eficaz en carretera, que no se puede usar a mano. Los cuatro pueden resolver casi todos los trayectos urbanos diarios con las pilas. Así, el Clase A tiene la batería mayor, 15,6 kWh, y ha llegado a 57 kilómetros de autonomía eléctrica en la prueba; el XCeed y el Captur con 8,9 y 9,8 kWh, se quedaron en 48 y 46, pero arrancaron el motor térmico en algún momento. Y el León, con 13 kWh, hizo 38 kilómetros.

Para viajar la cosa cambia y el Kia y el Renault se defienden mientras tienen batería. Pero si el trazado se complica con zonas viradas, trazados de montaña o subidas prolongadas en autovía, agotan la energía de la pila y se quedan con la limitada respuesta de sus motores de 105 y 91 CV. Y las prestaciones son pobres y lo acusan mucho en cambios de ritmo y aceleraciones, sobre todo al adelantar: superan los 1.600 kilos, que con familia y equipaje pueden ser 2.000.

El Seat y el Mercedes ofrecen una eficiencia similar en ciudad, pero con prestaciones muy superiores. Así, gracias a su potencia, tardan mucho más en agotar las baterías, y si lo hacen, mantienen los 150 y 160 CV de sus motores de gasolina, que proporcionan siempre una buena respuesta, incluso para viajar a plena carga, porque pesan como los anteriores: 1.680 kilos el Mercedes, el más pesado y 1.614 el Seat, el más ligero.

En la estabilidad domina el León, que ofrece un comportamiento muy equilibrado, con programas de conducción y una respuesta más ágil, eficaz y precisa que apenas deja notar el peso. El Clase A también balancea poco, pero con reglajes de suspensión más suaves y menos eficaces. Y el XCeed y el Captur acusan la altura de los SUV, pero con ventaja del Kia, que se agarra más y tiene menos inercias, aunque no invita a conducir a ritmos alegres.

El Captur es el más alto y le cuesta más entrar en la curva, en parte por sus neumáticos, más estrechos y de mayor perfil (55), que no le ayudan. Los frenos son correctos en todos, con ventaja del Mercedes y el Seat, que ofrecen también una calidad de conducción superior, con un tacto más fino y preciso.

  AUTONOMÍA ELÉCTRICA Y CONSUMO

La capacidad de la batería es clave en los híbridos enchufables, pero su gestión térmica y la recarga al frenar afectan a la autonomía. La potencia del motor térmico condiciona las prestaciones tras agotar la pila, pero los consumos han sido similares.

  • Mejores prestaciones y autonomía. El Mercedes tiene las baterías más grandes y ha logrado más kilómetros de autonomía eléctrica en la prueba: 57 en total, aunque con más consumo (20,6 kWh) de electricidad que el
  • Renault y el Kia. Pero es el que menos ha gastado en los primeros 100 kilómetros: 3,3 litros, y se iguala a 7,7 una vez agotada la pila.
  • Menor rango de uso eléctrico. El Seat se quedó lejos de la autonomía eléctrica oficial, con 38 kilómetros en la prueba. Gastó el que más en tráfico urbano y luego fue el mejor en autovía tipo M30, con 21,7 kWh de media. Y aunque consumió también más en los primeros 100 kilómetros, 4,7 litros, después se quedó en 7,8 al acabar la pila.
  • El que menos gasta al agotar batería. Tiene la batería más pequeña (8,9 kWh) pero la gestiona muy bien, y aunque no informa sobre su consumo eléctrico, recorrió 48 kilómetros con la pila. Asi, logró el consumo más bajo en los primeros 100 kilómetros, solo 4 litros, y también al acabar la batería, 7,2 litros, medio menos que sus tres rivales.
  • Más eficiente en ciudad con la pila. El Renault tiene la segunda batería más pequeña (9,8 kWh) pero logró 46 kilómetros de rango eléctrico, con el consumo más bajo en tráfico urbano denso, el segundo en autovía tipo M30 y la mejor media (17 kWh). Y gastó 4,5 litros en los primeros 100 kilómetros y 7,7 litros al acabar la pila, como el Mercedes.

Las emisiones oficiales de CO2 son muy bajas, porque se ciñen a los primeros 100 kilómetros y casi la mitad se recorren en modo eléctrico: 27 g/km el Seat, 32 el Mercedes, 33 el Renault y 38 el Kia.

VIDA A BORDO

Las plazas delanteras son buenas y todos pueden alojar cinco pasajeros, pero no son cómodos para tres adultos atrás, y el asiento posterior está pensado solo para dos. Con esas limitaciones el mejor para alojar tres pasajeros detrás es el Seat, que aprovecha mejor la anchura disponible, tiene más espacio para las piernas y no se toca con la cabeza arriba. Y solo el túnel central, más voluminoso, molesta en los pies de la plaza central. Le sigue el Kia, que es algo más ancho que el León, pero se roza en los lados si van tres atrás. El Renault destaca por su altura y modularidad –permite deslizar el asiento trasero–, pero es el más estrecho. Y el Mercedes agobia un poco y parece más pequeño: se toca arriba con la cabeza y la plaza del medio tiene un mullido duro.

Ninguno destaca por su maletero, porque el módulo híbrido resta espacio, pero el mejor es el XCeed, seguido del Clase A y el León, muy igualados. El del Captur es el más pequeño si se retrasa el asiento y el segundo más grande si se adelanta. El mejor acabado es el Mercedes, que tiene el interior más elegante y sofisticado, con un salpicadero impecable y materiales más cuidados. Le sigue el Seat, muy moderno, ordenado y bien ajustado. El Renault también está bien presentado y el Kia es el más sencillo y menos elaborado.

Todos son cómodos, pero con ventaja del Renault, que tiene suspensiones de recorridos más amplios y neumáticos que filtran mejor. Y su mayor altura facilita el acceso, al contrario que el Mercedes, que exige agacharse mucho y cuesta sacar los pies al salir. Además, son silenciosos en modo eléctrico y también con el motor térmico, aunque el cambio del Captur eleva la sonoridad al acelerar.

La navegabilidad de las pantallas exige mucho tiempo en todos para aprender accesos tan básicos como la climatización. Hay que hacerlo en parado, porque obliga a realizar muchos pasos que distraen de la conducción. El Kia es el menos complicado y el más intuitivo.

AL DETALLE

Seat León. Espacio y dinamismo. El León sorprende con el interior mejor aprovechado, y ofrece las mejores plazas traseras para tres adultos, con más altura y espacio para las piernas. Su potente mecánica mantiene unas buenas prestaciones al agotar la batería, aunque es la que menos dura, unos 40 kilómetros en ciudad. Pero es el más ágil y eficaz en carretera y el mejor dotado y más equilibrado para viajar.

Mercedes Clase A. Más elegante que práctico. Ofrece las mejores prestaciones y una autonomía eléctrica superior, casi 60 kilómetros en tráfico urbano. Y tiene la imagen más atractiva y el interior más elegante y sofisticado, aunque con menos espacio, las plazas traseras más justas y un acceso pequeño e incómodo. Pero su mayor inconveniente es el precio, 7.000 euros superior al Seat y con el equipo de serie más justo.

Kia XCeed. Amplio, asequible y eficiente. Es casi tan amplio como el Seat, pero el diseño del techo molesta en la cabeza a los pasajeros de los lados si viajan tres adultos detrás. Y tiene el maletero menos limitado, y con un hueco muy práctico para los cables de carga. Además, ofrece una buena autonomía eléctrica, el precio más ajustado y el mejor consumo tras agotar las pilas, pero con prestaciones justas para viajar.

Renault Captur. Altura, confort y modularidad. La mejor ventaja del Captur es la altura, porque facilita el acceso y da más sensación de desahogo en el interior, aunque penaliza la agilidad en curva. Y añade soluciones muy prácticas, como las plazas traseras, que aunque son las más estrechas, se pueden mover 16 centímetros en longitud, hacia delante para ampliar el maletero o hacia atrás para ganar espacio para las piernas.

 PRECIOS Y EQUIPAMIENTO

Los precios están igualados, y solo el Mercedes se desmarca por arriba con 39.350 euros, 7.200 más que el Seat, que sale por 32.000 euros en el acabado FR GO L. El Captur E-TECH se queda en 31.185 euros y el Kia XCeed es el más asequible con 30.901 euros, todos con descuentos incluidos, pero sin las primas por financiar con la marca. En el equipo de serie el Mercedes es también el menos generoso.

Todos vienen con climatizador, ordenador de viaje, control de velocidad de crucero, equipo de música con radio y mandos en el volante, conexiones bluetooth y USB, órdenes orales, pantallas táctiles (siete pulgadas en el Mercedes y el Renault, 10 en el Seat y 10,25 en el Kia), programas de conducción, botón de arranque, sensores de lluvia y faros, retrovisores eléctricos, sensores traseros de aparcamiento (opcionales en el Mercedes), cables de recarga para las baterías, faros led, cambio automático y levas en el volante (salvo en el Renault).

El Captur tampoco incorpora cámara trasera para aparcar, de serie en todos, pero añade los sensores delanteros de aparcamiento (también el León), y es el único con banqueta trasera regulable en longitud. Y a excepción del Mercedes, los demás incluyen compatibilidad con Apple Car Play y Android Auto y acceso sin llave. Pero los más completos son el Seat, y sobre todo el Kia, que tienen cargador inalámbrico para el móvil, retrovisores abatibles eléctricamente y navegador.

El León suma los programas de conducción más completos, con suspensión regulable electrónicamente, y el XCeed añade llantas de aleación de 18 pulgadas (17 en los demás), rueda de recambio de emergencia y la mejor garantía: siete años o 150.000 kilómetros, frente a dos años sin límite de los demás.

En seguridad, todos incluyen de serie el equipo obligatorio, ABS, ESP, seis airbags y sensores de presión de ruedas, y añaden frenada automática de emergencia en ciudad y mantenimiento del carril. A excepción del Kia, vienen con llamada automática de emergencia en caso de accidente, y salvo el Mercedes suman el gestor de luces de carretera. El Clase A incorpora el airbag de rodilla, y el León y el XCeed llevan sensor de fatiga. El Seat y el Renault añaden el lector de señales, y el Kia viene con sistema Precrash, que tensa cinturones y cierra ventanillas al detectar riesgo de accidente. Pero el más completo es el Seat, que incluye aviso de vehículo en ángulo muerto, alerta de tráfico trasero (para desaparcar en batería) y control de crucero con radar antichoque ACC.

El comportamiento es correcto en seguridad, pero con ventaja de los compactos, y en especial el León, que es más eficaz en curva que el Clase A. Les sigue el XCeed por delante del Captur, que acusa más la altura en trazados virados.

 IMAGEN Y DISEÑO

El diseño es un valor común a todos, que muestran una imagen moderna y atractiva. Pero con ventaja del Mercedes, que es el más sofisticado y elegante por fuera; incluye el frontal con más clase y la silueta más baja, afilada y deportiva. Le siguen el Kia y el Renault, el primero con un techo en arco, los ángulos más redondeados y un portón trasero muy tumbado hacia delante que definen una línea de SUV cupé, la tendencia de moda.

El Captur en cambio destaca por su presencia, con un frontal contundente y unos rasgos abombados que le dan mucha presencia y transmiten robustez. El Seat tiene también un diseño exterior deportivo y moderno que destaca tanto en la vista central, con un rostro atractivo y con carácter, como sobre todo la zaga, muy original y con los pilotos unidos de lado a lado. Pero la vista lateral no parece tan equilibrada y armoniosa: el trazo horizontal del capó delantero hasta su unión con el parabrisas contrasta con los rasgos ascendentes de las puertas y las ventanillas.

En el diseño interior también hay diferencias, con el Mercedes dominando con un ambiente de más calidad y elegancia. Le sigue el León, que tiene un aire moderno y está muy bien ordenado; el Captur aporta un estilo moderno y colorista, y el XCeed tiene el diseño interior más sobrio y convencional.

LA CONCLUSIÓN

Victoria clara del Seat León, que domina entre los compactos y ofrece el equilibrio más completo. Es el más amplio, ofrece buenas prestaciones, el mejor comportamiento dinámico para viajar y el equipo de serie más completo en seguridad. Y aunque tiene menos rango de uso con la batería, se vende a un precio competitivo. El Mercedes A250e le iguala hasta que se valora la economía. Es el más rápido y potente, y ofrece la mejor autonomía eléctrica, pero es más pequeño por dentro, incluye un equipo de serie muy justo y cuesta 7.300 euros más. El Kia XCeed vence entre los SUV con una línea atractiva, el mejor equipo de serie y la garantía más completa. Y aparte de gastar menos, es el más asequible. El Renault Captur aporta una imagen contundente, es muy práctico y modulable por dentro, y muy eficiente en ciudad, pero viene menos equipado.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no