Pruebas

Cuatro SUV innovadores, mestizos y sorprendentes: conducción

BMW X4 xDrive 2.0d Aut., Mercedes GLC Coupé 250d 4M, Kia Niro 1.6 GDi HEV Drive, Toyota C-HR Hybrid Advance: dos todocaminos exclusivos con motores turbodiésel y otros dos modelos compactos más populares y económicos.

SUV

De izquierda a derecha, Toyota C-HR, Kia Niro, Mercedes GLC Coupé y BMW X4.

Dos conceptos de coche con tecnologías mecánicas diferentes. El BMW X4 y el Mercedes GLC Coupé son dos SUV premium de silueta cupé y equipan motores turbodiésel con cambio automático: 2.0 de 190 CV con ocho marchas el primero y 2.2 de 204 CV con nueve el otro. El Kia Niro y el Toyota C-HR tienen también carrocerías de estilo SUV, pero con mecánicas híbridas, que reúnen un motor de gasolina y otro eléctrico.

Y añaden unas baterías que se recargan en marcha (como todos los híbridos) y ayudan a bajar el consumo, al menos en ciudad. El primero suma 105 CV del motor 1.6 y 43,5 del eléctrico para llegar a 141 CV, e incluye un cambio automático de seis marchas y doble embrague. El Toyota equipa un 1.8 de 98 CV y un eléctrico de 72 que rinden 122 CV (no dan la potencia máxima a la vez). Y lleva un cambio de engranajes de una sola marcha que funciona como los de los escúteres y es muy suave, aunque menos eficaz que el del Kia.

Entre los turbodiésel, los dos tienen mucha fuerza desde 1.500 vueltas, y como sus cambios automáticos bajan de marcha al instante en cuanto se les exige, están siempre en posición de tiro y aceleran y mueven sus casi dos toneladas con poderío. Pero el Mercedes hace valer sus 14 CV más y las nueve marchas para ofrecer unas prestaciones algo mejores.

Los dos híbridos son menos potentes, priman el consumo y no resultan brillantes, aunque se defienden. Pero cuando agotan la batería, por ejemplo en subidas largas, se quedan solo con el motor de gasolina y pierden potencia y prestaciones. El Kia resulta más agradable gracias al cambio, que es instantáneo y permite reducir con un toque de palanca. El Toyota aprovecha bien en ciudad el empuje del módulo eléctrico para circular en silencio a punta de acelerador y resulta muy agradable y relajante, incluso a ritmos tranquilos en carretera. Pero en subidas y cuestas, y sobre todo en cambios de ritmo y al adelantar, el motor sube mucho de vueltas sin que esa sonoridad se corresponda con el aumento de velocidad. Y al final corre como el Niro.

SUV

De izquierda a derecha, BMW X4, Mercedes GLC, Kia Niro y Toyota C-HR.

En la estabilidad, el Mercedes y el BMW traducen su mayor tamaño en un gran aplomo. Pero acusan las inercias y no conviene buscar sus límites en las curvas, porque, aunque se agarran mucho, son difíciles de corregir si hay problemas. El X4 se siente más deportivo, con una dirección precisa y controles de seguridad menos alarmistas, y el GLC, más confortable.

El Toyota ofrece un comportamiento más homogéneo que el Kia, porque tiene una amortiguación más firme que sujeta mejor la carrocería y obedece al volante con más fidelidad. El Niro es fácil de conducir, pero balancea más y no resulta tan eficaz en virado, en parte por sus llantas, más pequeñas (16 pulgadas). En los frenos, el BMW para en menos metros, los dos híbridos lo hacen igual y el Mercedes necesita más distancia. Pero al igual que el X4, ofrece una calidad de conducción sobresaliente que compensa el relajante silencio de los híbridos en ciudad.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no