Pruebas

Opel Grandland X: más potencia y menos gasto con la versión PHEV

A semejanza que sus primos DS7 Crossback E-Tense y Peugeot 3008 Hybrid, el SUV compacto adopta una nueva mecánica híbrida enchufable.

Opel Grandland X PHEV

El Opel Grandland X híbrido enchufable con tracción 4×4 y 300 CV ya está disponible: se vende a partir de 53.000 euros, que se quedan en 43.800 restando los descuentos de la marca. En abril llegará otra versión más asequible por 43.100 euros (39.900 con descuentos), de tracción delantera y con una potencia de 220 CV.

El primer híbrido enchufable de Opel tiene un motor de gasolina 1.6 turbo de 200 CV y una caja de cambios automática de ocho velocidades electrificada, que además integra un motor eléctrico de 110 CV. Y la versión 4×4 dispone en el eje trasero de un segundo motor eléctrico de 113 CV, que es el que aporta la propulsión a las ruedas posteriores para conseguir así la tracción total permanente.

El consumo de gasolina medio homologado (WLTP) es de 1,3 litros durante los primeros 100 kilómetros, partiendo con la batería completamente cargada, con unas emisiones de CO2 de 29 g/km.

Recarga en menos de dos horas

La batería recargable en la red tiene una potencia de 90 kW y cumple dos funciones. La primera es proporcionar hasta 59 kilómetros de autonomía totalmente eléctrica a una velocidad máxima de 135 km/h. Y la segunda es que los motores eléctricos apoyen al térmico para mejorar su eficiencia energética en las aceleraciones y aumentar la potencia total. Y puede recargarse en siete horas en una toma doméstica (1,8 kW), en cuatro horas en un poste del tipo Walbox (3,7 kW) o en una hora y cincuenta minutos recurriendo a un cargador rápido (7,4 kW).

Al conducir el Opel Grandland X híbrido enchufable, una tecla situada al lado de la palanca de cambios ofrece la posibilidad de seleccionar cuatro modos de funcionamiento de los motores: Híbrido, para conseguir la mayor eficiencia conjunta cuando se viaje por carretera; Eléctrico, para rodar sin emisiones en la ciudad; Tracción total, para las situaciones de baja adherencia y Sport, que consigue la máxima potencia combinada entre el motor térmico y los eléctricos.

Además, el programa e-Save permite reservar una parte (hasta el 20 %) o la totalidad de la energía eléctrica para usarla en modo cero emisiones cuando se llegue a la ciudad. Hasta entonces y mientras se ruede por carretera, la frenada regenerativa (regulable en dos niveles) aprovechará el viaje para ir recargando la batería en las deceleraciones y bajadas.

Por lo demás, la versión híbrida enchufable no difiere casi del resto de la gama de mecánica convencional. La batería se dispone debajo de los asientos traseros sin restar espacio al maletero, que sí pierde algo en la versión 4×4 para poder alojar el motor eléctrico sobre el eje trasero, bajando el espacio disponible de 514 a 405 litros.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no