Actualidad

El Audi Q5 estrena la versión Sportback y se convierte en un SUV de línea cupé

El nuevo modelo luce una imagen más deportiva, competirá con los BMW X4 y Mercedes GLC Coupé y se lanzará en España a comienzos de 2021.

Audi Q5 Sportback

El traje Sportback dota al Q5 de una estampa más atlética.

El Q5, el SUV medio de Audi, ofrecerá este otoño una versión actualizada que recoge cambios estéticos, mejoras en el sistema multimedia y algunos cambios mecánicos. Y unos meses después, en los inicios de 2021, completará su oferta con la nueva carrocería Sportback, que propone una silueta más deportiva y permite al fabricante alemán contar por fin con un producto de esta tipología para competir con los BMW X4 y Mercedes GLC Coupé, otros dos SUV de línea cupé que se postulan como sus principales rivales.

Los precios no se han comunicado, pero el Q5 2020 estará disponible desde 52.040 euros, por lo que se estima que el nuevo Audi Q5 Sportback podría subir a unos 54.500.

La tarifa se corresponde con la versión 40 TDI, que lleva un motor 2.0 turbodiésel de 204 CV con cambio automático de siete marchas, tracción 4×4 y doble inyección de AdBlue para reducir al mínimo las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx), que se sitúan así al nivel de las mecánicas de gasolina. Hacia mediados de 2021 se espera el lanzamiento de la variante de acceso a la gama, denominada 35 TDI, que tendrá el mismo motor turbodiésel, pero con 163 CV y tracción delantera, y podría bajar a unos 49.000 euros.

El Audi Q5 Sportback mide 4,69 metros de longitud, solo siete milímetros más que el Q5 normal, y es igual de ancho y alto. Pero muestra un arco del techo mucho más pronunciado y suma otros detalles que realzan su deportividad y le permiten ofrecer una imagen diferente y con mayor poderío. Y el avance es importante, porque según Audi el diseño es la principal motivación de compra de sus automóviles.

El interior mantiene las mismas cinco plazas del Q5 y el maletero es un poco menor, 510 litros (40 menos), aunque con la opción de la fila trasera corredera, que se puede adelantar, gana 60 litros hasta los 570. La gran novedad en la cabina está en el equipo multimedia, que es nuevo y pasa a tener una pantalla más grande y táctil, aparte de una mayor potencia informática que permite, entre otras cosas, mejorar la fiabilidad del control por voz.

Ahora incluye un menú de inicio que puede dividirse en tres partes (para visualizar, por ejemplo, mapa, teléfono y música) y suma también perfiles de usuarios, para que cada conductor pueda ajustar y guardar sus preferencias. Además, al ser táctil se han eliminado botones y mandos, como el selector MMI con el que se manejaba el equipo en los Q5 previos a la actualización.

El chasis es el mismo del Audi Q5, aunque en la variante Sportback la suspensión deportiva viene de serie y la puesta a punto se inclina un poco más hacia el dinamismo. Como opción, podrá montarse amortiguación electrónica, que permite elegir entre un filtrado más suave o rígido, y también suspensión neumática, que es la que se ofrece la rodadura más sedosa y refinada y permite además elevar el coche para circular fuera del asfalto o acercarlo al suelo para reducir el consumo en los viajes por autopista. Una novedad de esta última suspensión es que en el Audi Q5 Sportback incluye una función que rebaja la altura del eje trasero para facilitar la carga de los equipajes y bultos en el maletero.

La gama mecánica contempla los dos motores TDI citados, y otros dos 2.0 TFSI de gasolina, que tendrán una potencia de unos 200 y 260 CV y se combinarán con tracción Quattro o 4×4. Además, habrá un 3.0 V6 TDI de 286 CV, que será el único con transmisión integral permanente, porque los otros equipan la variante Quattro Ultra, que es conectable y busca reducir los rozamientos internos y el consumo: el modelo circula básicamente en tracción delantera y pasa a 4×4 cuando detecta pérdidas de motricidad.

Y se ofrecerán también variantes microhíbridas (etiqueta ECO) y otras híbridas enchufables (distintivo Cero), que tendrán una potencia de 299 y 367 CV, más de 40 kilómetros de autonomía eléctrica y un consumo de poco más de dos litros en los primeros 100 kilómetros recorridos.

El nuevo Audi Q5 Sportback se fabrica en San José Chiapa, México, en exclusiva para casi todo el mundo, porque de allí se exportará a EE UU, Europa y Japón. En cambio, las unidades destinadas a China sí se producirán a nivel local.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no