Pruebas

Comparativa: cuatro SUV innovadores, mestizos y sorprendentes

BMW X4 xDrive 2.0d Aut., Mercedes GLC Coupé 250d 4M, Kia Niro 1.6 GDi HEV Drive, Toyota C-HR Hybrid Advance: dos todocaminos exclusivos con motores turbodiésel y otros dos modelos compactos más populares y económicos.

SUV

De izquierda a derecha, BMW X4, Mercedes GLC, Kia Niro y Toyota C-HR. / Enrique Brooking

Son las nuevas fórmulas mestizas, modelos que combinan diferentes conceptos, ya sea en la línea o en la mecánica, para presentar soluciones innovadoras y distinguirse de la competencia. Y es lo que proponen los protagonistas de esta prueba, que enfrenta, por un lado, a dos SUV de marcas exclusivas y línea cupé, los BMW X4 y Mercedes GLC Coupé. Y por otro, a dos SUV crossover más compactos de marcas populares, pero con mecánica híbrida, los Kia Niro HEV y Toyota C-HR. Unos y otros representan dos de las tendencias de moda.

En pocas palabras

El BMW X4 se impone por apenas un punto de diferencia. Acaba de salir y es la carrocería de línea cupé del X3, con quien comparte la base mecánica. Y se impone básicamente porque tiene un precio más asequible. Pero ofrece también una línea más estilizada, un tacto y reacciones más deportivas y un consumo más ajustado.

En cambio, viene menos equipado de serie. Se vende con tres motores de gasolina de 184 a 354 CV, todos con tracción 4×4 (desde 53.300 a 73.700 euros), y con cuatro turbodiésel de 190 a 326 CV (de 54.700 a 74.700 euros).

El Mercedes GLC Coupé es la carrocería cupé del GLC, el equivalente a los X3 y Q5 de BMW y Audi. Destaca por su imagen imponente, con un frontal elegante y consistente, y una zaga muy alta y robusta. Por dentro se distingue también por su clase, con un salpicadero vanguardista y muchos detalles sofisticados que marcan la diferencia.

Añade un turbodiésel a la última con cambio automático de nueve marchas y prestaciones superiores. Y aunque lo refleja en el precio y es más caro, incluye un equipo de serie superior al del X4. Y se vende con cuatro motores de gasolina de 211 a 519 CV (desde 55.260 a 122.800 euros) y dos turbodiésel de 170 y 204 CV (55.780 a 58.280).

El Kia Niro HEV se impone también por solo un punto en el duelo de los SUV híbridos, un empate técnico. La clave está en la línea, para bien y para mal: sus ángulos cuadrados restan atractivo, pero amplían la habitabilidad para alojar tres adultos atrás y ofrecer un maletero mayor.

Añade un consumo urbano muy bajo, apenas seis litros, y sobre todo un cambio automático de doble embrague más eficaz para viajar y siete años de garantía. Pero el interior es más austero y, aunque cuesta 900 euros menos que el C-HR, no viene tan equipado. Se vende con la versión híbrida de la prueba y con otra enchufable (PHEV), ambas con motor 1.6 de gasolina y 141 CV (desde 26.175 y 34.495 euros).

El Toyota C-HR se queda a solo un punto y también por el diseño. Presenta una imagen distintiva y futurista, pero penaliza un poco el espacio de las plazas traseras, más justas que las del Kia.

En cambio, es mucho más atractivo y moderno por fuera y por dentro, ofrece un funcionamiento y consumo sobresalientes en ciudad e incluye un completo equipo de serie, tanto en confort como en seguridad. Y aunque sale algo más caro, entra por los ojos, y solo se echa de menos un cambio más instantáneo al acelerar y adelantar. Se vende solo con una mecánica híbrida de 122 CV (desde 27.600 euros).


Análisis completo

• CONDUCCIÓN

Dos conceptos de coche con tecnologías mecánicas diferentes. El BMW X4 y el Mercedes GLC Coupé son dos SUV premium de silueta cupé y equipan motores turbodiésel con cambio automático: 2.0 de 190 CV con ocho marchas el primero y 2.2 de 204 CV con nueve el otro. El Kia Niro y el Toyota C-HR tienen también carrocerías de estilo SUV, pero con mecánicas híbridas, que reúnen un motor de gasolina y otro eléctrico. Y añaden unas baterías que se recargan en marcha (como todos los híbridos) y ayudan a bajar el consumo, al menos en ciudad. ⇒ Más información

CONSUMOS Y EMISIONES

El Mercedes y el BMW son más grandes y gastan más, sobre todo en ciudad: 9 litros el primero y 10 el segundo, frente a apenas 6 del Kia y el Toyota. Pero a ritmos tranquilos en carretera se quedan en 7 y 8, respectivamente, y suben a 10 y 11 si se estiran las marchas. El Niro y el C-HR no llegan a 6 en conducción suave y apenas superan los 7 cuando se les exige. Las emisiones de CO2 replican esas diferencias: 86 g/km el Toyota y el Kia, 142 el BMW y 161 el Mercedes.

VIDA A BORDO

La diferencia de tamaño no se traslada a la habitabilidad, porque el Kia es en la práctica el más amplio de todos gracias a su carrocería más cuadrada. Y a pesar de no ser más ancho, está mejor dotado para llevar tres adultos atrás, porque apenas tocan en los laterales del techo. El Toyota, en cambio, es el menos amplio y acusa una carrocería con mucha chapa y poco cristal, que puede dar un poco de claustrofobia en las plazas traseras. Y al igual que el BMW, no lleva asideros en el techo para sujetarse en las curvas. ⇒ Más información

AL DETALLE

BMW X4. Línea cupé con buen maletero
Mercedes GLC Coupé. Puesta en escena impecable
Kia Niro HEV. Pequeño pero más amplio
Toyota C-HR. Un diseño con pros y contras. ⇒ Más información

IMAGEN Y DISEÑO

Triunfa la contundencia del Mercedes, que destaca por su diseño rompedor, con un frontal elegante y expresivo, una cintura alta muy deportiva y una zaga elevada, maciza y voluptuosa, aunque quizás algo excesiva, que reafirma su poderío. El Toyota y el BMW están también muy logrados. El C-HR aporta una interpretación futurista de la deportividad, con un frontal en cuña de trazos limpios, un lateral ascendente con mucha chapa y muy poco cristal atrás, y una zaga de cintura muy alta y luneta estrecha que dinamizan su imagen. ⇒ Más información

PRECIOS Y EQUIPAMIENTO

Son marcas y modelos muy diferentes y los precios también. El Kia se queda en 24.731 euros, y el Toyota, en 25.600, apenas 900 más (con descuentos incluidos). El BMW y el Mercedes reflejan su exclusividad y mientras el primero sube a 54.200, el GLC Coupé cuesta 58.820. ⇒ Más información

CONCLUSIÓN

Máxima igualdad y ventaja mínima del BMW entre los SUV cupés y del Kia entre los crossover híbridos. El X4 se impone porque cuesta 4.600 euros menos y, aunque viene menos equipado, ofrece un buen equilibrio mecánico y dinámico, con un tacto deportivo y un consumo más bajo. El Mercedes aporta una imagen rompedora, un interior más elegante, el motor más potente y prestaciones superiores, pero sale más caro. El Niro se impone por un punto entre los híbridos gracias al diseño más cuadrado de la carrocería, que amplía el espacio interior, un cambio impecable y una garantía de siete años, aunque es más austero y no está bien aislado. El Toyota destaca por su estética futurista, por fuera y por dentro, un funcionamiento imbatible en ciudad y el equipo de serie más completo. Pero no es tan amplio y tiene un cambio mejorable en carretera.
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no