¿Qué es el ‘frunk’ de un coche?

La llegada de los coches eléctricos al mercado ha traído nuevos términos al sector de la automoción o los ha popularizado.

Frunk
Los 'frunk' no son algo nuevo, pero los han popularizado los coches eléctricos.

Para quien no sea un experto en la materia, entrar en la terminología del mundo del motor puede ser algo complejo. Sobre todo, la llegada de los coches eléctricos ha supuesto la entrada de una considerable cantidad de nuevos conceptos y términos, muchos de ellos en inglés, que incluso se escapan del conocimiento de quienes incluso están más al día en tecnologías. Uno de los más recientes es el de ‘frunk’.

El término de origen anglosajón, surge de combinar las palabras ‘trunk’ y ‘front’, es decir, maletero y delantero. Se ha creado para describir de una manera más rápida el hueco situado bajo el capó de los coches de cero emisiones, que por norma general está vacío.

El concepto en sí no es inédito, puesto que ha habido muchos automóviles a lo largo de la historia que, por su configuración con el motor puesto en posición trasera, han dejado este espacio libre. Entre ellos estarían los Volkswagen Beetle clásicos o distintos modelos de Porsche, como el 911 o su hermano pequeño, el Boxster.

Sin embargo, sí se ha popularizado a raíz de la llegada y expansión de los modelos de baterías, puesto que prácticamente la totalidad de ellos disponen de un frunk.

La configuración de estos vehículos, que tienen las baterías (su elemento más voluminoso) en la parte baja central del automóvil y acoplan su motor (o sus motores) al eje delantero o trasero (o a los dos), hace que se despeje el área en al que comúnmente iba alojado el motor térmico en los modelos de combustión.

La diferencia radica, además, en que mientras que en los gasolina el maletero delantero reemplazaba al trasero (ocupado por el motor), en los coches eléctricos lo habitual es que tengan ambos, lo que les otorga una capacidad de carga mayor que la de un modelo térmico equivalente.

Ahora bien, no todos los modelos de cero emisiones disponen de ellos. Por ejemplo, el BMW i4 tiene ciertos componentes mecánicos en él y no es utilizable para guardar objetos; en el Mercedes EQS no es posible abrir el capó y el Mazda MX-30 tampoco lo ofrece.

En el otro lado están los eléctricos que ofrecen desde un hueco modesto que solo sirve de complemento para el trasero, como es el caso del Polestar 2 y sus 35 litros de capacidad, a otros como el Mustang Mach-E o el Tesla Model Y, que superan por poco los 100 litros; habiendo hasta casos extremos como el del Ford F-150 Lighting, cuyo frunk tiene un volumen de 400 litros, más de lo que ofrece el maletero de la gran mayoría de coches compactos.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Sobre la firma

Mario Herráez

Apasionado del motor desde pequeño, primero de las motos y después de los coches, con especial predilección por los modelos nipones. Llevo una década dedicándome al sector, formado primero en Autobild y desde entonces en el Grupo Prisa, probando todo lo que haga ruido... o no.

Más Información

Coches eléctricos recarga
Cupra Born

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no