¿Se puede trucar un cuentakilómetros digital?

Es una de las estafas más habituales en las ventas de coches usados, pero ¿qué pasa con los coches eléctricos y su cuadro digital?

kilómetros coche usado
Este kilometraje no está nada mal para un coche de un par de años.

La guerra en Ucrania, la crisis económica y la falta de componentes han causado un auge inusitado en las ventas de los coches de segunda mano. Y esto ha llevado a algunos vendedores a manipular el cuentakilómetros para alterar su precio en el mercado del vehículo usado.

Diversos estudios demuestran que son los modelos de primer nivel de las marcas alemanas los que más se manipulan, ya que es donde está el mayor margen de beneficio, con BMW y Audi a la cabeza de esta clasificación.

Los cuentakilómetros de los coches eléctricos

Se pensaba que la sustitución de los instrumentos analógicos por los nuevos sistemas digitales, sobre todo en los vehículos eléctricos, iba a dificultar la manipulación de los datos registrados. Pero ha sido al contrario, ya que se ha hecho muy fácil adquirir dispositivos electrónicos que acceden a la memoria del vehículo y pueden modificar sus parámetros sin que la alteración deje señales físicas.

Simplemente, lo que antes se modificaba con un destornillador, ahora se hace con un ordenador. Y no solo los velocímetros de los coches eléctricos son digitales. Los de combustión más modernos también llevan una pantalla digital.

El problema es que si se manipula el velocímetro de un coche eléctrico, puede ser mucho más grave, ya que la vida útil de las baterías y su garantía se cubre en base a su edad o kilómetros recorridos.

Si el concesionario detecta que se ha alterado el cuentakilómetros, la garantía dejará de tener efecto. Por no hablar de la sustitución de la batería, que puede costar muchos miles de euros.

Cuentakilómetros digital
Un cuentakilómetros analógico se puede alterar con el destornillador.

Accidentes ocultos

Otro apartado en el que los estafadores emplean todo su ingenio es en esconder posibles accidentes. Diversos estudios demuestran que casi la mitad de los vehículos eléctricos han tenido algún golpe. Muchos de estos siniestros pueden dañar las baterías y, a la larga, ocasionar un desgaste prematuro. Con ello, es posible que se reduzca la autonomía o, lo que es peor, aumente el riesgo de incendio.

Una buena solución, que marcas como Alfa Romeo ya emplean para evitar posibles engaños, es que el coche se asocie a la tecnología NFT a través de una tarjeta ‘blockchain’. En ella quedan registrados su mantenimiento y sus posibles incidencias o averías.

Para verificar el auténtico kilometraje de un vehículo, también se puede consultar a la Dirección General de Tráfico, ya que posee el historial del vehículo y su kilometraje, porque se registra en las ITV.

Y también está disponible en el historial del fabricante, si el coche ha sido mantenido en talleres oficiales, que registran los kilómetros en cada recepción. Son documentos que el futuro propietario debería consultar antes de realizar la compra.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Sobre la firma

Alfredo Rueda

Periodista especializado en motor desde hace más de 20 años, ha trabajado en diferentes gabinetes de prensa (Federación Española de Automovilismo o Circuito del Jarama) y medios especializados (Motor 16, Marca Motor o Auto Bild). Apasionado de coches, motos y, ahora también, de los cacharros con alas.

Más Información

Real Madrid
rotonda holandesa

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no