Pruebas

El genuino carácter deportivo y ‘premium’ del BMW Serie 4 Coupé

El modelo estiliza su figura, ofrece una posición al volante casi perfecta y se venderá, desde 48.400 euros, con versiones microhíbridas.

BMW Serie 4 Coupé

El Serie 4 Coupé crece 13 centímetros y estiliza su figura.

La segunda entrega del BMW Serie 4 Coupé ya está disponible desde 48.400 euros. En medio de la vorágine SUV, las berlinas con carrocería cupé deportivas resisten en su particular reducto y reivindican ante todo el placer de conducir. Línea atractiva, motores potentes y un chasis a prueba de cualquier trazado son las principales bazas del nuevo Serie 4 Coupé.

El aspecto del modelo ha variado bastante, sobre todo por la adopción de la agigantada parrilla delantera que define a los BMW de última hornada. La carrocería, de líneas muy limpias, los grupos ópticos afinados y una trasera fiel al estilo cupé más tradicional diferencian claramente el ascenso generacional del modelo.

En cuanto a dimensiones, el deportivo medio de la marca muniquesa ha crecido considerablemente a lo largo alcanzando los 4,76 metros de longitud (13 centímetros más). Y también ha aumentado ligeramente en anchura y altura, pero en el interior apenas se nota y las plazas traseras siguen siendo de acceso incómodo, restringidas para dos ocupantes que no sean demasiado corpulentos. Además el maletero no mejora y ofrece una capacidad de 440 litros, perdiendo incluso un poco de espacio respecto al anterior (5 litros menos). Por tanto, el aumento de dimensiones del BMW Serie 4 Coupé solo encuentra justificación en lograr una estética más imponente.

Tres mecánicas de gasolina y un diésel

El interior es completamente nuevo, mejora la calidad de los acabados en general y el salpicadero recibe lo último en tecnología de la marca. El conductor es el más mimado de los ocupantes del BMW Serie 4 Coupé, ya que destaca una posición al volante que roza la perfección. Los mandos de la consola se han agrupado para facilitar su manejo y toda la información queda ante los ojos gracias a la completa instrumentación digital y al head-up display, que proyecta los datos esenciales de velocidad, reconocimiento de señales y navegación en el parabrisas. Además, los asientos deportivos son de nuevo diseño y aportan más comodidad.

Ya están disponibles tres mecánicas de gasolina: dos motores de cuatro cilindros –el 420i de 184 CV (48.400 euros) y el 430i de 258 CV (52.500 euros)– más un propulsor de seis cilindros, el M440i xDrive de 374 CV (74.300 euros). En diésel, BMW ofrece por ahora el motor de cuatro cilindros 420d de 190 CV (49.350 euros), pero a partir de abril se sumará la versión de seis cilindros M440d XDrive, con 340 CV, de la que todavía no se ha comunicado el precio. Todos los motores llevan la misma caja de cambios automática Steptronic de 8 velocidades, y el poderoso M440i xDrive y el diésel 420d reciben la etiqueta ECO al ser motores de hibridación ligera de 48 V.

Las sensaciones de conducción, lo mejor

El pequeño volante deportivo del BMW Serie 4 Coupé invita a emprender la ruta, sobre todo si el coche equipa la dirección Direct Drive de asistencia variable y la suspensión Select Drive M de amortiguación regulable. Respecto al anterior modelo, y al igual que su hermano de carrocería berlina, el alemán ha bajado su centro de gravedad respecto al suelo, ha ensanchado los ejes, tiene un chasis más rígido y su puesta a punto es más deportiva. Sobre el asfalto se nota y mucho al ganar en precisión de guiado, consistencia al trazar las curvas y estabilidad general. Un dinamismo que se acentúa con las llantas más grandes previstas, de 19 pulgadas, que transmiten de forma muy directa las sensaciones del asfalto.

El poderío y la puesta a punto más radical del M440i xDrive elevan al máximo la experiencia con el BMW Serie 4 Coupé: tarda 4,5 segundos en acelerar de 0 a 100 km/h. Y la preparación M del chasis y la tracción integral xDrive se encargan de ofrecer la máxima efectividad en cualquier tipo de carretera, pudiendo adaptar los programas de conducción de mayor comodidad a más deportividad según las circunstancias. Y, a pesar que esta versión dispone de la tracción a las cuatro ruedas, conserva el comportamiento y las reacciones de una propulsión trasera, tan apreciada por los amantes de la conducción deportiva.

Otra mejora sustancial ha sido el equipamiento de serie, enriquecido con las últimas aportaciones tecnológicas. Incluye, entre otros numerosas asistencias a la conducción, conducción semiautónoma, asistente personal por voz, conectividad Apple Car y Android Auto, control de mandos gestual o apertura del coche mediante el móvil. Y entre las opciones más llamativas destacan los avanzados faros adaptativos con tecnología de luz láser.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no