Pruebas

Por qué el nuevo Dacia Sandero tiene argumentos para seguir triunfando

La tercera generación mantiene sus precios bajos, pero ahora luce un diseño más atractivo, mejora su calidad interior y ofrece más tecnología.

Dacia Sandero Stepway

La versión Stepway del Sandero, que es el tope de gama, recoge detalles estéticos de los SUV.

Hablar del Dacia Sandero es hablar de una historia de éxito. Fue concebido en los noventa para motorizar la Europa del Este, pero su buen resultado hizo que Renault, matriz de Dacia, se decidiera a lanzarlo en el resto del continente. Y parece que fue una decisión acertada: en 15 años el modelo ha vendido siete millones de unidades y en España ha sido el líder del mercado de particulares (no se vende ni para renting ni alquiler) de manera ininterrumpida desde 2013.

Dacia mantiene el mismo planteamiento en la nueva generación, proponer un utilitario capaz de resolver las necesidades de transporte al menor precio, aunque ahora presenta avances claros en el diseño exterior, la calidad percibida en el interior, la potencia de los motores y hasta la oferta de equipamientos y tecnologías.

Una imagen más lograda

El diseño nunca ha sido el punto fuerte del Dacia Sandero, que siempre ha pecado de una estética algo anodina (no tanto en el Stepway, la variante con rasgos de SUV, más lograda). Pero eso ya ha quedado atrás, porque la nueva entrega gana músculo y gracias a su mayor anchura y longitud –y su menor altura– muestra una imagen con mayor poder de seducción. Además, se ha ganado 15 milímetros de distancia entre ejes y también se han desplazado las ruedas hacia las esquinas, ampliando así la habitabilidad y reforzando al mismo tiempo el aplomo de marcha.

En el frontal, la parrilla también es más ancha y baja, y los pilotos se alargan y tienen tecnología LED que mejora la iluminación. En la zaga, detalles como el pequeño alerón integrado en el portón suman puntos.

El Stepway merece mención aparte, puesto que se ha diferenciado todavía más de la versión convencional, que Dacia denominada como berlina: la trama de la parrilla es específica, los bajos tienen protección, el diseño del capó es diferente y en el techo luce unas barras que opcionalmente pueden ser modulares, transformándose en una baca.

Dacia Sandero Stepway

Opcionalmente las barras del techo son modulares.

Mayor nivel de conectividad

La marca ha querido apostar por la conectividad, pero dando la oportunidad al cliente de decidir cuánto quiere gastar en ella, proponiendo tres opciones diferentes. La más básica se denomina Media Control, en la que el teléfono móvil hace las funciones de consola central gracias a un soporte específico.

La intermedia se llama Media Display, que ya cuenta con una pantalla de 8 pulgadas y con todas las funciones excepto la de navegación, de la que se encarga el móvil, que se coloca al lado y se conecta por cable. La más avanzada es la opción Media Nav, que dispone de navegador y permite conexión inalámbrica por wifi con el dispositivo móvil.

Dacia Sandero Stepway

Equipos de seguridad modernos

La tecnología del nuevo Dacia Sandero depende del nivel de equipamiento elegido, pero el fabricante rumano ha buscado democratizar ciertas tecnologías indispensables incluyéndolas de serie en todas las versiones, como la frenada de emergencia asistida, el asistente de arranque en pendiente, el encendido automático de luces o el detector de ángulo muerto. A esto se pueden sumar opcionalmente elementos como los sensores de aparcamiento o el de lluvia.

Adiós al diésel, pero con GLP

El nuevo Sandero, y su variante Stepway, ya no se venden con motores de gasóleo. En su lugar, la oferta se centra en motores de gasolina (todos 1.0 de tres cilindros, algunos turbo) y estrena, a cambio, una nueva versión de GLP que se postula como la alternativa superior de la gama (desde 12.500 euros). Reúne 100 CV, cambio manual de seis marchas, etiqueta ECO y una autonomía total de 1.300 kilómetros. Esta cifra se debe, en buena medida, a que el depósito de gas ha aumentado su capacidad hasta 40 litros útiles.

Por debajo están el 1.0 TCe de 90 CV, con transmisión manual de seis marchas o automática CVT (a partir de 11.800), y el motor de acceso, un gasolina atmosférico 1.0 de 65 CV con prestaciones justas pero también con el menor precio (9.600 euros).

Precios democráticos

El precio sigue siendo uno de los principales puntos fuertes del Dacia Sandero, con una gama muy asequible que arranca en los 9.600 euros. Y hay opción para rebajarlo aún más, porque el Plan Renove ofrece una ayuda de 900 euros, que suben a los 1.700 euros en el caso del GLP, porque cuenta con etiqueta ECO. Además, se pueden descontar otros 1.200 euros si se financia con la marca.

La lista completa de precios del Dacia Sandero es la siguiente:

  • Sandero Access 65 CV: 9.600 euros
  • Sandero Essential 65 CV: 10.800 euros
  • Sandero Essential 90 CV: 11.800 euros
  • Sandero Comfort 90 CV: 12.500 euros
  • Sandero Comfort 90 CV CVT: 13.600 euros
  • Sandero Essential GLP 100 CV: 12.500 euros
  • Sandero Comfort GLP 100 CV: 13.200 euros
  • Stepway Essential 90 CV: 12.800 euros
  • Stepway Comfort 90 CV: 13.800 euros
  • Stepway Comfort 90 CV CVT: 14.900 euros
  • Stepway Essential GLP 100 CV: 13.500 euros
  • Stepway Comfort GLP 100 CV: 14.500 euros

Toma de contacto

Se ha podido conducir el Sandero Stepway Comfort GLP 100 CV, el tope de la gama. La primer impresión, entes de entrar, es que es un coche con mucha más presencia que su antecesor: tiene una planta con más empaque y llama la atención por su toque SUV y el color naranja de la carrocería.

En el habitáculo, la sensación de calidad está realmente conseguida teniendo en cuenta que se trata de un modelo de bajo coste (aunque estamos hablando de su versión más completa). La presentación general es más que correcta, sin alardes de diseño pero con una imagen de cierta vistosidad. Los plásticos son duros, pero están bien ajustados. Y algunas zonas, como la parte superior del salpicadero y las puertas, incluyen materiales más blandos y de tacto bastante agradable. Además, los detalles metalizados y de color naranja introducen un punto de colorido al conjunto.

Dacia Sandero Stepway

Pero la sencillez sigue siendo clave en el nuevo Sandero, porque permite contener los costes. Así, el volante no reúne demasiados controles, el cuadro de instrumentos apuesta por dos grandes relojes analógicos (nada de instrumentaciones digitales) y el sistema multimedia opera a través de una pantalla de 8 pulgadas, más pequeña de lo normal. Pero todo funciona bien, el conductor controla todo enseguida de forma intuitiva y, aunque que no le sobra nada, tampoco le falta y reúne todo lo imprescindible.

Esta versión de GLP del Dacia Sandero arranca con gasolina, pero en cuanto coge temperatura pasa al GLP. Sin embargo, el conductor puede decidir con qué combustible quiere circular: basta accionar un conmutador a la izquierda del volante. Y el cambio no se nota salvo por un ligero chasquido, pero no afecta en absoluto a la conducción.

El motor de 100 CV tiene potencia suficiente para mover con soltura el Sandero Stepway, aunque en subidas y pendientes obliga a jugar con las marchas para mantener el ritmo si se quiere circular de manera animada. Las suspensiones son blandas y filtran de manera correcta la mayoría de irregularidades del terreno, pero, como peaje, la carrocería balancea algo más de lo que debería en giros cerrados o en rotondas. Y la dirección resulta algo lenta.

Pero, de nuevo, su conducción y comportamiento generales resultan muy meritorios para su precio, y mantienen al nuevo Sandero como una de las compras maestras del mercado.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no