Pruebas

El nuevo Skoda Fabia, un utilitario crecido

La cuarta entrega cambia por completo su diseño, ahora más atractivo; mantiene la amplitud y mejora su calidad de conjunto y tacto al volante, que ganan refinamiento.

El nuevo Skoda Fabia, un utilitario crecido

El nuevo Fabia llegará a España en octubre, con precios desde 11.600 euros (con descuento). / Skoda

El Skoda Fabia es un utilitario que siempre ha destacado por su espacio, mayor que la media, y por sus precios inferiores. Pero resultaba menos atractivo y refinado que el Volkswagen Polo, y también menos fresco y dinámico que el Seat Ibiza, parientes con los que comparte base mecánica. Su argumento diferenciador era la funcionalidad, porque ofrecía mayor habitabilidad, maletero y detalles prácticos.

Pero las cosas han cambiado y el utilitario de Skoda eleva sus aspiraciones con una entrega que poco o nada tiene que envidiar a sus primos, y que mejora en todo subiendo de nivel en la categoría para hacerse más sofisticado, familiar y polivalente. 

La comercialización del nuevo Fabia en España admitirá reservas de los clientes a partir de septiembre y las primeras unidades se entregarán en octubre. Las tarifas oficiales van de 17.160 euros a 21.610. 

Aunque con el descuento de lanzamiento bajan a 13.700 euros la versión de acceso y 17.800 la más cara. Y si además se financia el pago con la marca, los precios se reducen aún más: desde 11.990 euros a 16.100 euros. 

El más grande

La renovación del modelo se ha generado sobre la nueva plataforma MQB A0, la misma de los Polo e Ibiza. Por fuera se viste con una atractiva carrocería de diseño más elaborado y, sobre todo, crece en tamaño hasta los 4,11 metros (antes 3,99) convirtiéndose en el modelo más grande de su clase.

Con este incremento mantiene el argumento distintivo del espacio y logra vestirlo al mismo tiempo con un traje más atractivo, que transmite cierto empaque y solidez. Se acerca incluso a los familiares compactos.

Sobresale por su espacio interior, tanto delante como detrás, y tiene un maletero de 380 litros, que es superior al de los Polo e Ibiza e iguala al de un Golf, que es un familiar compacto, un modelo más grande. Además, los respaldos pueden abatirse por partes, hasta alcanzar una capacidad útil de 1.190 litros, siendo también abatible el del copiloto para poder transportar objetos largos.

La ganancia es tan sustancial que, según Skoda, hace innecesario disponer una variante ranchera o Combi, como sí tuvo la generación actual. También hay una parte de rentabilidad comercial y ahorro de costes, al igual que en los Polo e Ibiza, que, por su parte, en sus generaciones actuales ya no se venden con carrocería de tres puertas, solo de cinco.

Solo gasolina

La mecánica proscribe definitivamente los motores diésel y se centra en tres bloques de gasolina: dos de tres cilindros, 1.0 MPI de 86 CV y 1,0 TSI de 95 y 110 CV, más un cuatro cilindros, 1.5 TSI de 150 CV. Y todos llevan el sistema de parada automática del motor para ahorrar combustible durante las detenciones en ciudad. 

En cambio, Skoda no contempla versiones microhíbridas que dispongan de apoyo eléctrico para mejorar consumos y poder contar así con etiqueta ECO. Y al respecto, aunque todavía estén pendientes de confirmar su homologación WLTP, la marca anuncia valores de gasto entre 4,9 y 5,6 litros cada 100 kilómetros.

En cuanto al cambio, es manual de cinco marchas en todos (un aspecto mejorable) salvo en el motor 1.0 TSI de 110 CV, que sube a seis. Además, este último puede equipar opcionalmente la caja automática DSG de doble embrague y siete velocidades, que es de serie en la versión superior 1.5 TSI. 

Interior muy práctico

Al sentarse en el nuevo Fabia el escenario es de un buen ensamblaje, de aspecto sólido y salta a la vista un acabado mejorado aunque los plásticos de recubrimiento siguen siendo duros, más expuestos al deterioro que los mullidos y menos atractivos que en otros coches de su categoría. 

Pero Skoda lo compensa con el detallismo práctico que la marca quiere dar a sus modelos. La filosofía “simply clever” está presente en el equipo de a bordo con un paraguas alojado en la puerta del conductor, un soporte flexible y extraíble en el maletero para ordenar la carga, alojamientos para los móviles de los pasajeros en los respaldos o un soporte para tarjetas y bolígrafo en la consola. 

El nuevo Fabia también se pone al día en cuanto a tecnología y conectividad: Lleva integrada en su sistema una tarjeta SIM para acceder a servicios de internet y dispone de un avanzado asistente vocal llamado Laura para mejor acceder a las principales funciones disponibles.

El cliente puede utilizar Android Auto y Apple CarPlay para conectarse con el vehículo de forma inalámbrica y otro tanto para recargar su Smartphone gracias a un cargador por inducción. Además, los ocupantes disponen de cinco enchufes USB modernos, del tipo USB-C. 

Aplomo de coche grande 

Al volante la posición es correcta, el asiento cómodo y el espacio holgado. Sobre la consola destaca la pantalla táctil multimedia de última generación que, según el nivel de acabado, puede ser de distinto tamaño (6,5”, 8” o 9,2”). Puede llevar asimismo instrumentación digital.  

Durante la primera toma de contacto con el nuevo Fabia se pudo comprobar un comportamiento más consistente que el de su antecesor. Destaca la precisión de guiado, gracias a una dirección bien asistida, un chasis más rígido y unas suspensiones de tarado firme pero que filtran bien las irregularidades del asfalto, y da en todo momento la sensación de conducir un coche de segmento superior.

Y otra sorpresa positiva es la buena insonorización, avalada por un aislamiento más eficaz, una carrocería de eficiente aerodinámica (Cx: 0,28) que dispone de una parrilla frontal activa que cierra sus aletas a 120 km/h para disminuir la resistencia y que según la marca reduce el consumo medio hasta en 0,2 litros. 

¿Qué motor elegir?

Respecto a la oferta mecánica, el motor de 86 CV será el adecuado para un uso eminentemente ciudadano ya que sus prestaciones se quedan cortas para la carretera (15,9 segundos en el 0 a 100 km/h).

El siguiente en potencia se muestra agradable en sus respuestas pero resulta falto de garra en las aceleraciones y recuperaciones (10,6 segundos). Como opción más equilibrada de la gama destaca el de 110 CV, por sus consumos declarados similares a los anteriores pero con más garra (9,7 segundos de aceleración) y un cambio de seis marchas con la posibilidad de optar al siempre recomendable automático DSG.

Por último, y como la alternativa más potente, el motor de 150 CV aporta ya prestaciones más que suficientes para viajar con desahogo por carretera (8,0 segundos de aceleración) pero sin que el gasto medio se dispare (5,6 litros). 

Los acabados disponibles son ActiveAmbition (1.200 euros más), Style (1.400 más) y, con el mismo sobreprecio, otro llamado Sport que es exclusivo para España. En primavera de 2022 llegará una versión Monte Carlo, de estética más lujosa y con el motor de 150 CV.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no