Pruebas

Mercedes AMG A 45, el cuatro cilindros más potente del mundo

La gama de versiones deportivas de la Clase A se amplía con dos propuestas de rendimiento y dos carrocerías.

Mercedes

El A 45 AMG ofrece unas prestaciones y comportamiento extraordinarios en su segmento. / Mercedes-Benz

Un nuevo motor de cuatro cilindros, el más potente del mundo, se incorpora a la Clase A de Mercedes-Benz para cubrir su faceta más deportiva. Las nuevas versiones AMG llegarán en otoño con dos potencias, 387 CV  y 421 CV en la variante S, y dos carrocerías a elegir, la compacta y la cupé CLA.

La especialísima división deportiva AMG de Mercedes, donde cada motor es ensamblado por un solo ingeniero, ha desarrollado este impresionante propulsor para elevar al Clase A hasta la cúspide de los compactos más rápidos, incluso por encima de sus otros dos rivales alemanes fuera de la norma: Audi RS3 (400 CV) y BMW M2 (410 CV).

Potencia fácil

Ponerse al volante del AMG A 45 4Matic es ya toda una experiencia. Su interior es espectacular con dos grandes pantallas configurables, un volante multifunción con mando para poder elegir los modos de conducción (Confort, Sport, Sport+, Race) y una lista interminable de posibilidades para regular muchos parámetros del coche (amortiguación, escape, dirección…) al gusto del conductor o a las condiciones de uso. Incluso dispone de un sistema llamado ‘AMG Track Pace’ que registra las tandas rodadas en circuito al modo de como hacen por telemetría los ingenieros durante las carreras.

Mercedes

Un habitáculo a la altura de las circunstancias.

Y es que la única forma de apreciar todo el potencial del AMG A 45 4Matic, sobre todo la variante más potente S, es en un circuito. Para la ocasión, Mercedes-Benz recurrió al Jarama, trazado exigente y con el desnivel suficiente como para poner a prueba potencias de este calibre. El motor, incluso en el modo más extremo Race, es dócil. Progresivo a bajas vueltas pero con impulso de cohete a partir de 3000rpm. Y la aceleración sideral no se acababa hasta el corte de inyección, fijado en las 7.200rpm. Por su parte, la caja de cambios automática de ocho relaciones permite subir o bajar marchas con la inmediatez de un videojuego. En cifras, desde parado el Mercedes acelera hasta 100 km/h en cuatro segundos exactos y la velocidad máxima está limitada electrónicamente en 270 km/h.

Modo ‘Drift’ para derrapar

El trabajo de ingeniería en el chasis ha sido igualmente exhaustivo. Y con el mismo propósito que en el motor, hacer fácil lo difícil y conseguir el resultado más deportivo. El AMG A 45 permite hacer lo que normalmente no se puede con la mayoría de los deportivos, como por ejemplo girar aún más el volante en una curva al límite y seguir acelerando.

La tracción funciona como si fuera solamente delantera. Cuando el tren anterior no puede digerir toda la potencia, un diferencial central manda hasta un 50% al eje posterior, que a su vez la reparte entre las ruedas según convenga para mantener el máximo de motricidad.

Tanto control filtra buena parte de las sensaciones que se tienen en conducción deportiva, perdiendo incluso el conductor la noción de las prestaciones reales del Mercedes. Pero para eso el AMG A 45 ofrece el insólito modo ‘Drift’ que propicia que se comporte como si fuera de propulsión trasera, favoreciendo en todo momento el derrapaje de las ruedas posteriores, pero sin que lleguen a perder por completo la adherencia al asfalto.

Referencia GTI

Con dos litros y cuatro cilindros, los magos de AMG han conseguido elevar al Clase A a la referencia entre los compactos GTI de altas prestaciones. La frontera de los 400 CV parecía vetada para unas mecánicas tan pequeñas pero la inyección directa de combustible, la sobrealimentación por turbocompresor y la depurada gestión electrónica hacen posible que el polivalente compacto pueda codearse en rendimiento, prestaciones y eficacia dinámica con deportivos puros del segmento GT.

Para contener tanto poder, dirección, suspensiones y frenos han sido meticulosamente ajustados y reforzados por la división AMG. Y el resultado es un coche que conserva su personalidad práctica y cómoda para todos los días, tremendamente eficaz para viajar por cualquier tipo de carretera y, cuando surja la ocasión, acceder a un circuito y practicar una conducción de alto nivel con total garantía de control y resultados ante el crono.

Todavía no se han comunicado precios oficiales pero tomando como referencia al actual AMG A 35 4MATIC (58.550 euros) es lógico anticipar que el más potente y sofisticado AMG A 45 4MATIC supere los 70.000 euros.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no