Opinión

Las ventas caen, pero hay esperanza

Aunque las matriculaciones no remontan, la entrada en vigor de la norma WLTP en enero de 2021 podría provocar un alza de pedidos a fin de año.

Las ventas caen, pero hay esperanza

La norma WLTP de homologación del consumo incluye una prueba de emisiones reales, en tráfico abierto.

Las ventas de automóviles cayeron en septiembre por segundo mes consecutivo y cierran los tres primeros trimestres del año en negativo. El dato confirma una realidad tozuda: recuperar la normalidad económica sin resolver la crisis sanitaria parece cada vez más incompatible.

En cuanto suben los contagios cae en picado la confianza del consumidor, y no hay descuento agresivo ni incentivo del Gobierno que compense el temor a perder el puesto de trabajo. En esta coyuntura tan negativa hay algunos rayos de esperanza, aunque sean a corto plazo.

Por ejemplo, la entrada en vigor del nuevo protocolo de medición de consumos y emisiones WLTP en tráfico real, prevista para el 1 de enero. Su llegada elevará en torno a un 20% las cifras homologadas de cada modelo y la mayoría saltará al menos un tramo impositivo en el Impuesto de Matriculación, con la consiguiente subida de precios de al menos un 5%.

Hasta ahí es un problema, pero al menos los clientes que piensen cambiar de coche en los próximos meses podrían adelantar la compra a diciembre para pagar menos. Y esas ventas anticipadas ayudarán a cerrar mejor el año.

La factura resentirá las matriculaciones del primer trimestre de 2021, pero es ahí donde se atisba otro motivo de esperanza. Porque en la situación actual, con un mercado tan debilitado, esa subida de precios por mayor carga impositiva puede ser ruinosa para las ventas, y echaría por tierra los planes de estímulo en vigor. De hecho, es muy probable que en ANFAC estén llamando a la puerta del Gobierno para lograr un periodo de gracia en la aplicación del WLTP, o al menos su entrada escalonada entre 2021 y 2022.

El último rayo de optimismo es la producción. Tras el parón de la pandemia, algunas fábricas españolas se acercan a sus récords anteriores. La de VW Navarra acaba de batir su tope, con 1.581 vehículos en un día. Y las de PSA en Vigo y Zaragoza, y la de Seat de Martorell, funcionan a pleno rendimiento, la última tras la entrada en producción del esperado Cupra Formentor.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no