SsangYong Korando GLP: eficiencia a buen precio

Con etiqueta ECO, 163 CV, motor de GLP y un precio muy ajustado, el SUV compacto coreano resulta un producto interesante.

SsangYong
El Korando es la respuesta coreana a los SUV compactos europeos.

En la vorágine de los SUV y su dominio en el mercado, con modelos cada vez más competitivos, mejor construidos y con buenas relaciones entre calidad y precio, este coreano no suele tenerse en mente cuando se busca un vehículo de estas características.

Y eso que el SsangYong Korando ha sido desarrollado para Europa, junto con el SsangYong Tivoli. Esto implica una gama de motores de consumo y emisiones reducidas, como el de esta unidad de pruebas.

Cuenta con el motor de gasolina 1.5 (G15T) de 163 CV y tiene la posibilidad de funcionar con GLP, con el ahorro que estos supone. El gas licuado de petróleo cuesta aproximadamente la mitad que la gasolina. Y, además, ya un gran porcentaje de gasolineras lo ofrecen en sus surtidores.

También existe en su catálogo la posibilidad de cambio manual o automático (5.400 euros más caro) y tracción delantera o integral (6.200 euros más, pero solo con el cambio automático). En este caso, con cambio automático de seis relaciones y tracción al eje delantero, el precio es muy atractivo: 31.200 euros.

Sobrio y sencillo

Aunque mide algo menos de cuatro metros y medio, el interior es espacioso. Y sobrio. Sus materiales no son de primera calidad, e incluso algún ajuste cuenta con más holgura de la que se puede encontrar en marcas europeas generalistas. También son mejorables los aireadores centrales, que no permiten orientar el aire más arriba de la cara, pero, en general, todo el habitáculo resulta convincente. Y más si se piensa en el precio que tiene este SUV.

Tras el volante, el Korando cuenta con relojes digitales en una pantalla de 10,25 pulgadas, muy bien conseguidos y fáciles de leer. Algo peor es la pantalla de infoentretenimiento central táctil, con unos grafismos un poco antiguos y un sistema operativo algo lento. No lleva navegador, ni siquiera en opción, pero con la función Mirror Link, puede replicar el navegador del móvil o aplicaciones para la música o mensajes.

La sencillez de este SUV también se refleja en sus posibles acabados. Solo hay uno, denominado Urban Plus, pero con multitud de elementos y sistemas de serie, sobre todo en equipamiento de seguridad. Y es que tampoco hay opciones que escoger, pero no se echan muchas cosas de menos. Rápido de elegir, configurar y… comprar.

Comodidad interior

Respecto al espacio a bordo, ofrece más de lo que a priori puede parecer. Sobre todo detrás, donde dos adultos pueden viajar bastante bien e incluso acceder a estas plazas de una forma muy cómoda, gracias a la gran apertura de sus puertas. . Además, y aunque las banquetas no son correderas, los respaldos se pueden regular en dos posiciones.

Más angosto es el maletero, que con 423 litros de capacidad y unos pasos de rueda intrusivos se queda algo justo para una familia amplia. A cambio, al abatir los asientos queda un espacio de 1,75 metros de longitud en el que cabe una bicicleta tumbada (con la rueda delantera doblada hacia el techo).

SsangYong
Maletero con 423 litros. Pero al abatir los asientos, cabe una bicicleta tumbada.

Motor resolutivo

Con 1.500 centímetros cúbicos, cuatro cilindros y turbo, la mecánica de este SsangYong Korando ofrece unos más que suficientes 163 CV para mover con agilidad sus 1.544 kilos de peso.

Funciona con más brío cuando supera las primeras 2.500 revoluciones, pero con este cambio automático, si se quiere circular con más dinamismo, lo mejor es cambiar con las levas tras el volante, ya que se nota mucho resbalamiento del convertidor de par. A partir de ese rango de revoluciones, el empuje es mucho más acusado y parece que sale de otro vehículo más potente. Por eso, hay que mimar el acelerador para no importunar al pasaje con bruscas aceleraciones.

SsangYong
El consumo del Korando en esta prueba fue de 8,4 l/100 km. Si es GLP, cuesta la mitad que la gasolina.

Modo Sport

La respuesta del Korando mejora más si se selecciona el modo Sport de los tres disponibles, ya que alarga algo más las marchas antes de cambiar a una superior. Con respecto al Normal, tampoco la diferencia se nota mucho a no ser, lo dicho, que se apuren las marchas con el modo secuencial.

Las diferencias se aprecian más en el tercero, denominado Winter (‘invierno’), que ralentiza las reacciones e inicia la marcha en segunda velocidad, para mejorar la tracción y procurar que las ruedas no patinen.

Si se pulsa el botón del GLP, para que consuma este combustible, el cambio no se nota en absoluto. Solo se aprecia un sonido metálico que viene de la parte trasera y que indica, junto con la luz azul encendida del citado botón, que el motor funciona de ese modo.

Con un consumo homologado de 7,9 l/100 km para ambos combustibles, entre los dos suman una autonomía de más de 1.000 kilómetros. En esta prueba, más en ciudad que carretera, el consumo se ha quedado muy cerca de su cifra oficial, con 8,4 l/100 km.

Dinámica mejorable

En marcha, con una suspensión bastante blanda, hay algunos baches que el Korando no filtra bien, pero lo compensa con unos cabeceos y balanceos muy bien contenidos. En viajes largos, el pasaje circulará cómodo, ya que también la sonoridad a bordo es baja, a no ser que se revolucione mucho el motor.

Con todo, lo más crítico de este SUV es su dirección. No es que sea muy desmultiplicada, que lo es, por sus tres vueltas completas del volante de tope a tope: es que es tan artificial que apenas transmite lo que pasa bajo las ruedas delanteras. Por supuesto, guía el coche, pero una vez inscrito en la trazada, requiere de incómodas correcciones.

Asistentes de primer nivel

Entre la batería de sistemas de seguridad que incorpora el Korando, destacan la cámara de visión trasera, el control de crucero, el sistema de llamada de emergencia, el sistema activo antivuelco o el control de descenso en pendiente.

A todos estos, hay que sumarles los incluidos en el sistema SASS. Entre ellos, el aviso de avance del vehículo delantero o el aviso de proximidad de un vehículo funcionan realmente bien, apoyados por las cámaras ubicadas en el parabrisas.

SsangYong
En la imagen, el botón que activa el asistente para descensos.

También cuenta con aviso de salida de carril, pero da un tirón en el volante hacia el interior del carril tan acusado que, si no se está atento, es probable que lleve a la línea contraria.

En resumen, un producto con algunas carencias, pero bien equilibrado y con muy buen espacio a bordo. Y con el que se puede ahorrar gracias a su etiqueta ECO y a su posibilidad de consumir GLP. Lo más extraño del SsangYong Korando es que, por 31.200 euros incluido el cambio automático, no se vea más por la calle.

SsangYong
En conjunto, el Korando es un producto interesante.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Sobre la firma

Alfredo Rueda

Periodista especializado en motor desde hace más de 20 años, ha trabajado en diferentes gabinetes de prensa (Federación Española de Automovilismo o Circuito del Jarama) y medios especializados (Motor 16, Marca Motor o Auto Bild). Apasionado de coches, motos y, ahora también, de los cacharros con alas.

Más Información

Jeep
Volvo

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no