Pruebas

Kia ProCeed, un cupé único en su clase

Ya está disponible una nueva y original carrocería basada en el compacto Ceed, con precios que van desde 23.720 a 30.730 euros.

Kia ProCeed

El ProCeed ofrece un equipamiento muy completo a un precio contenido.

Desarrollado en Europa, diseñado por el equipo del francés Gregory Guillaume y fabricado en Eslovaquia, el Kia ProCeed es el primer modelo de este tipo que crea la marca coreana. Se trata de una berlina familiar de cinco puertas, de configuración shooting brake, que sustituye al anterior cupé Pro-Cee’d de tres puertas e inédita en el segmento de coches polivalentes de tamaño medio.

El Kia ProCeed es la tercera declinación del Ceed. Después del compacto y del familiar tradicional (que finalmente en España se llamará Tourer y llegará en marzo con un maletero récord en su clase, 625 litros), el ProCeed cubrirá la faceta cupé, más sofisticada, a la espera de una cuarta carrocería más alta, de tipo SUV, cuyas características todavía no han sido desveladas y que Kia comercializará a partir del último trimestre de este mismo año.

Perteneciente al segmento C, el segundo más vendido en Europa, el ProCeed llega con una gama constituida por dos acabados: GT Line y otra superior denominada GT. En cuanto a motores, ofrece en ambos casos tres posibilidades de gasolina (1.0 de 120 CV, 1.4 de 140 CV y 1.6 de 204 CV) más otra diésel (1.6 de 136 CV). Con tracción delantera en todas las versiones, su cambio puede ser manual de seis velocidades o automático secuencial de doble embrague, con 7 marchas y levas de accionamiento manual en el volante.

Por sus originales planteamientos, elevado nivel de equipamiento y unos precios más que interesantes, el ProCeed nace como una opción diferente a la tendencia SUV. Más sofisticado en su estilo, resulta un coche familiar práctico pero conservando un talante muy deportivo.

Siendo igual de largo y ancho que el familiar Tourer (4,60 x 1,80 m), el ProCeed es sin embargo cinco centímetros más bajo (1,42 m), planteando una imagen bastante más dinámica. Y aunque pierde capacidad de maletero frente al Tourer, alcanza unos valores de 594 litros y 1.545 con los respaldos abatidos. Suficientes para cumplir con las exigencias de un coche polivalente pero sin perder su personalidad exclusiva.

Sonido estimulante

Después de probar las distintas versiones del Kia ProCeed sobre carreteras de todo tipo y en circuito, el comportamiento se revela sano en todas las circunstancias, con un tren trasero muy riguroso en curva y una dirección consistente, que da confianza y seguridad al trazar las curvas. La amortiguación es de tarado firme, pero no tanto como para resultar incómodo, incluso con las llantas de 18 pulgadas que montan las versiones GT.

Conservando siempre un carácter subvirador y seguro, el ProCeed no plantea demasiada exigencias en su conducción, pero sabiendo conservar un carácter deportivo para quienes gusten sentir la carretera. El Kia ProCeed se ha desarrollado sobre la misma plataforma K2 que llevan el Ceed y el familiar, pero la suspensión y amortiguación han recibido una puesta a punto específica para este modelo de mayor carácter deportivo.

La elección mecánica más equilibrada es sin duda el cuatro cilindros 1.4 de 140 CV. Con prestaciones muy homogéneas y suficientes para la mayoría de los casos, es silencioso, elástico y declara un consumo medio de 5,8 litros (según las nuevas homologaciones WLTP) que no suben de forma significativa e uso real a velocidades moderadas. El cambio automático (1.700 euros) aporta comodidad en uso general pero resta parte de la deportividad al modelo al ser en ocasiones algo lento en su reacción.

En cuanto a las otras opciones, el tres cilindros 1.0 120 CV de acceso es adecuado para un uso sobre todo ciudadano; en carretera, y sobre todo en montaña, requiere mantener un régimen elevado que obliga a recurrir demasiado al cambio e incrementa el consumo incluso por encima del más potente 1.4 de 140 CV.

El motor 1.6 de 204 CV, reservado a la versión más deportiva GT, es el que permite mejor disfrutar las cualidades dinámicas y la deportividad innata del ProCeed, acompañando la conducción de un sonido muy gratificante. En una época en la que los motores están cada vez más amordazados por las normas de emisiones, el ProCeed GT, el más potente, sorprende por un sonido deportivo muy evocador. Sobre todo pulsando la tecla del modo Sport que modifica el ruido del escape y algunos parámetros como la dirección y la respuesta mecánica para ganar dinamismo, pero a costa de registrar unos consumos muy superiores que, en carreteras de montaña, pueden superar con facilidad los 12 litros cada 100 kilómetros. En uso normal, se estabiliza entre los 9 y 10 litros, valores aceptables para una berlina media deportiva pero que habrá que tener en cuenta ante un uso intensivo con kilometrajes elevados.

Kia ProCeed

En este último caso será el diésel 1.6 de 136 CV el motor más adecuado, ya que ofrece un consumo medio homologado de 4,3 litros a los 100 que, en la práctica, se traduce fácilmente a valores alrededor de los 5 litros con un poco de cuidado que se tenga en la conducción. Sin embargo, su respuesta más arisca, una sonoridad más elevada y una elasticidad menor lo hacen menos agradable en la conducción.

Con muy buen acabado en su interior, el Kia ProCeed  tiene en su completo equipamiento una de sus grandes cualidades. Desde la versión GT Line incorpora de serie avanzados sistemas como ayuda de arranque en pendiente, control de presión de neumáticos, mantenimiento de carril, detección de ángulo muerto, reconocimiento de señales detección de fatiga del conductor y navegador con cámara de marcha atrás, entre otros. Como única opción para enriquecer la dotación del ProCeed, Kia ofrece el Pack Premium, que incluye la frenada de emergencia con reconocimiento de peatones, tapicería de cuero, volante calefactable, regulación eléctrica de asientos delanteros con memoria en el del conductor y asientos delanteros calefactables y ventilados.

¿Qué es un 'Shooting Brake'?

El término inglés shooting brake podría traducirse al español como ‘familiares de caza’. Aparecieron por primera vez en los años cincuenta del pasado siglo, basados en modelos deportivos cupé con carrocería alargada para poder ofrecer un generoso maletero donde cupiesen las escopetas más todo lo necesario para acudir a las cacerías, y dotados de un amplio portón trasero que facilitaba la accesibilidad a su interior. Desde aquellos tiempos, que dieron pie a modelos tan vistosos como el Aston Martin DB5 Shooting Brake de 1963 o el Volvo 1.800 ES de 1970, en 1999 el concepto fue recuperado por BMW con su exótico deportivo biplaza  Z3M Coupé. Mas recientemente ha sido utilizado por marcas como Mercedes en sus CLS y CLA y Ferrari en el espectacular GTC4 Lusso. Ahora Kia aplica esta peculiar configuración en un modelos del segmento C, diferenciándose claramente por su estilo del resto de familiares compactos de inspiración más o menos cupé con los que compite, como puedan ser los Volvo V40 Cross Country, Ford Focus Wagon, Volkswagen Golf Estate, Hyundai i30 Wagon…
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no