Eléctricos

Al volante del Volkswagen ID.4, un SUV eléctrico racional

El modelo circula con aplomo y eficacia, llega a 520 kilómetros de autonomía y tiene precios muy competitivos: desde 25.500 euros.

Al volante del Volkswagen ID.4, un SUV eléctrico racional

El VW ID.4 está disponible con motores de 149, 170 y 204 CV, y en mayo saldrá el GTX, con 300 CV y 4x4.

Imagen vanguardista, amplitud y funcionalidad interior, tacto preciso y aplomado, y buenas prestaciones para viajar con desahogo. Es lo que se necesita para cumplir como primer coche de la familia y lo que ofrece el Volkswagen ID.4. Pero en su caso, con mecánica 100% eléctrica, hasta 520 kilómetros de autonomía y precios por fin competitivos gracias a las ayudas del Plan Moves III.

Ya está a la venta desde 35.875 euros, 25.465 con descuentos y ayudas, una cifra similar a la de otros SUV equivalentes con mecánica térmica. Y con una infraestructura de carga en pleno despliegue para unir las principales ciudades españolas, marca la hora de la verdad para el despegue de la movilidad eléctrica.

No se le puede negar al primer SUV eléctrico de Volkswagen (VW) su fidelidad a los valores del fabricante, como la solidez exterior e interior y su toque de clase, la prioridad a la funcionalidad, su calidad mecánica y el equilibrio de conjunto. Todo se refleja ahora en el ID.4 y le convierte en uno de los modelos a pilas más racionales del mercado.

El Volkswagen ID.4 mide 4,58 metros de largo, 30 centímetros más que un Golf, y combina un aire vanguardista con un estilo sólido y a la vez muy limpio y sin adornos. Por ejemplo, en el frontal, que reduce la parrilla a una delgada línea que une los faros. La altura del capó delantero, el lateral con la cintura elevada de la chapa y la anchura de las aletas traseras le dan el músculo necesario para transmitir solidez. Y la zaga es la parte más elaborada y original, con una luneta pequeña muy tumbada y un vistoso difusor bajo el parachoques.

Pero dentro de su sobriedad, es un SUV moderno y elegante con el toque de clase de Volkswagen y una buena aerodinámica (Cx: 0.29). Y tiene un interior más amplio que atractivo.

La plataforma MEB de Volkswagen para modelos eléctricos, la misma que llevan los Audi Q4 e-tron y Skoda Enyaq, permite colocar el motor y las baterías bajo el piso y desplazar las ruedas a las esquinas liberando espacio para pasajeros y equipaje. Sus ventajas se aprecian en el ID.4, que transmite sensación de amplitud.

Delante tiene unos buenos asientos y una consola muy práctica en medio, con cofres móviles para dejar de todo. Atrás destaca la altura y el espacio para las piernas, que permiten alojar a adultos muy altos. Y es flexible: la banqueta trasera se mueve en longitud para ampliar un maletero generoso (510 litros), y al no tener túnel central, deja todo el piso plano para moverse de lado a lado.

En cambio, tiene una presentación algo fría y minimalista, con materiales y plásticos sobrios, los mandos integrados en el volante y la pantalla y un ambiente frío que no entusiasma.

El Volkswagen ID.4 se vende con dos baterías de 52 y 77 kWh que anuncian 344 y 522 kilómetros de autonomía oficial, en torno al 20% menos en uso real. La primera, de planteamiento más urbano, se asocia a las versiones Pure, con motor de 149 CV, y Pure Performance, con 170 CV (desde 35.875 y 38.085 euros sin descuentos), pero aceleran con cierto brío: 10,9 y 9 segundos de 0 a 100 km/h. La mayor equipa las versiones Pro Performance de 204 CV (43.595 euros) y baja a 8,5 segundos. Todas van limitadas a 160 km/h.

En la presentación se ha podido probar la versión más potente, que ofrece una respuesta rápida al acelerador, y permite viajar sin disparar el consumo de la batería para poder hacer más de 350 kilómetros sin recargar. Pero lo mejor del ID.4 es que tiene un tacto y comportamiento muy sólidos y consistentes que transmiten calidad, con una dirección muy precisa y una suspensión cómoda que absorbe bien.

Así, obedece al instante al volante, gira plano en las curvas sin balancear y viaja anclado al asfalto, porque los 600 kilos de las baterías bajan mucho el centro de gravedad. En mayo llegarán los ID.4 GTX, como los GTI a pilas, con un segundo motor delante para tener tracción 4×4 y 300 CV.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no