Supercoches

Supercoches electrificados: misiles con consumos de utilitario

Las mecánicas más limpias llegan a los superdeportivos más elitistas, que aprovechan la ayuda instantánea de las baterías para ganar prestaciones y gastar menos.

Ferrari 296 GTB

El Ferrari 296 GTB puede circular 25 kilómetros en modo eléctrico, sin emisiones.

Si no puedes con tu enemigo, únete a él. Es lo que han hecho los principales fabricantes de superdeportivos, que empiezan a electrificar sus modelos en mayor o menor medida. También Ferrari, aunque le ha costado asumirlo.

Quizás, porque uno de los dogmas sagrados del mítico Commendatore (Enzo Ferrari, fundador de la marca) era considerar el peso como adversario número uno de sus purasangres, el gran lastre para las prestaciones, la frenada y la eficacia en curva. Y la tecnología eléctrica –motores y baterías– engorda mucho.

A final, la marca italiana, referencia histórica en modelos superdeportivos, se ha unido al proceso de electrificación. Primero lo hizo en modelos muy minoritarios e inaccesibles, como La Ferrari, de tirada limitada y 963 CV, y más tarde en el SF 90 Stradale (desde 490.000 euros), que estrenó su primera mecánica híbrida enchufable y llegó a 1.000 CV.

Y ahora lo ha llevado al 296 GTB, menos prohibitivo (300.000). El nuevo biplaza enchufable de Ferrari ha exigido desarrollar una nueva receta para cuadrar los números y no traicionar sus orígenes. Y el plus de peso del motor eléctrico y las baterías se ha compensado quitando dos cilindros al motor de combustión, que por primera vez es un V6, con 2.9 litros y 663 CV.

Sin embargo, ahora suma otros 163 CV del propulsor eléctrico y llega a 830 CV. Y lo mejor es que la pila recargable de 7,45 kWh, permite circular hasta 25 kilómetros con la batería y debería confirmar unos consumos oficiales inferiores a 10 litros (primeros 100 kilómetros).

El otro aspecto importante es el veredicto de la báscula, que señala 1.470 kilos, uno de los casos más livianos del catálogo de Ferrari, y todo ello, combinado con el cambio F1 DCT de ocho velocidades, le proporciona aceleraciones casi de Fórmula 1: solo 2,9 segundos de 0 a 100 km/h y apenas 7,3 para llegar a 200 km/h, con 330 km/h de velocidad máxima.

296 GTB Assetto Fiorano.

Además, confirma su poderío tecnológico con una capacidad de frenada igual de espectacular, porque solo necesita 107 metros para detenerse desde 200 km/h. Pero como estas prestaciones solo se pueden disfrutar en un circuito, Ferrari ofrece una versión especial Assetto Fiorano, lista para rodar en pista, por 40.000 euros más.

El desembarco eléctrico de la marca italiana completa el de otros especialistas en superdeportivos, desde leyendas como Aston Martin y Lamborghini, a nuevos jugadores como Hispano Suiza y Rimac. Y se extiende a los SUV más exclusivos, como Bentley Bentayga, Porsche Cayenne, Audi RS Q8 y AMG GLE Coupé.

La última joya de Aston Martin

El Valhalla, primer Aston Martin con motor central, refleja bien lo que puede aportar la electrificación a los superdeportivos. Combina un motor 4.0 V8 biturbo de Mercedes (750 CV), y dos eléctricos, uno en cada eje para tener tracción 4×4, que suman 950 CV en total. Lleva un cambio automático de ocho marchas y chasis de fibra de carbono, que ayuda a dejar el peso en unos ajustados 1.550 kilos, como un VW Golf R. Y puede recorrer 15 kilómetros con las baterías.

Además, su estudiada aerodinámica genera hasta 600 kilos de apoyo a 240 km/h para pegarle al asfalto. Junto a su relación entre peso y potencia, le proporciona prestaciones espectaculares: 2,5 segundos de 0 a 100 km/h y una velocidad máxima de  330 km/h. Llegará en 2023 con precios estratosféricos: desde 700.000 euros.

Aston Martin Valhalla

El Aston Martin Valhalla puede circular 15 kilómetros en modo eléctrico.

Supercoches enchufables

El McLaren Artura equipa un motor más pequeño para ahorrar peso (un 3.0 V6 biturbo de 585 CV) y otro eléctrico de 95 CV integrado en el cambio, que ofrecen en conjunto 680 CV. Y con su chasis de fibra de carbono se queda en 1.500 kilos. Pero puede hacer 30 kilómetros con la batería, alcanza 300 km/h en 22,5 segundos y llega a 330 km/h. Cuesta desde 235.000 euros.

Por su parte, el Siàn, primer Lamborghini electrificado, reúne un motor 6.5 V12 (785 CV) y un módulo eléctrico (34 CV) que suman 819 CV. En lugar de batería utiliza condensadores, tres veces más potentes y ligeros. Acelera de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos y alcanza 350 km/h. Las 63 unidades previstas (3,5 millones de euros) están vendidas.

Lamborghini Siàn

Lamborghini Siàn.

Misiles eléctricos

Los Hispano Suiza Carmen y Carmen Boulogne (1,5 y 1,8 millones de euros) definen el retorno visionario de la marca española. Se diseñaron ya con mecánica 100% eléctrica y chasis de fibra de carbono, rinden 1.020 y 1.114 CV, pesan 1.690 kilos y 1.630 kilos, y el último acelera en 2,6 segundos de 0 a 100 km/h y alcanza 290 km/h.

Y desde el este llega una tormenta balcánica: Rimac es el apellido del fundador y Nevera una tormenta mediterránea, en croata. Y dan nombre a un superdeportivo con cuatro motores eléctricos, 1.914 CV y dos millones de euros. Pesa dos toneladas, pero corre mucho: 1,9 segundos de 0 a 100 km/h y 9,3 hasta 300 km/h. Con su batería de 120 kWh ofrece 547 kilómetros de autonomía.

Rimac Nevera

Rimac Nevera.

Más poderío a pilas en los SUV de lujo

Las mecánicas híbridas están llegando también a los grandes SUV de lujo para ganar prestaciones y reducir consumos y emisiones. Destaca el Bentley Bentayga Hybrid, que llegará a final de año con precios estimados de unos 170.000 euros. Será la versión de acceso a la gama, tiene 450 CV y acelera de 0 a 100 km/h en 5,5 segundos. Y su mecánica híbrida enchufable ofrece 39 kilómetros de autonomía eléctrica (WLTP) y anuncia un consumo de solo 3,5 litros (primeros 100 kilómetros). El Porsche Cayenne Turbo S E-Hybrid (181.000 euros) es el pionero. Con 680 CV acelera de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos, puede hacer 40 kilómetros con electricidad y gasta 3,8 litros.

La oferta de SUV electrificados se completa con híbridos ligeros (MHEV). Como el Audi RS Q8 de 600 CV (160.650 euros), que acelera de 0 a 100 km/h en solo 3,8 segundos. Y a pesar de su tamaño y peso, sorprende con una gran agilidad en curva, gracias en parte a la dirección a las cuatro ruedas. La alternativa en Mercedes es el AMG GLE 63 S Coupé (155.300 euros) de 612 CV, otro SUV microhíbrido y prestaciones asombrosas: 3,8 segundos de 0 a 100 km/h.

restricciones

Porsche Cayenne E-Hybrid.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no