Tecnología

Ford AWD: tracción 4×4 para todos

La marca ofrece una de las gamas 4x4 más amplias del mercado, que abarca desde turismos y SUV hasta furgonetas y 'pick up'.

Ford AWD: tracción 4×4 para todos

De izquierda a derecha, los Ford Explorer, Transit Trail, Mustang Mach-E, Ranger Raptor y Kuga.

Tres turismos, dos SUV, una furgoneta, dos pick up y hasta un modelo eléctrico puro. En total, nueve modelos diferentes. Esta es la oferta diferenciadora de Ford, que propone una de las gamas de vehículos 4×4 más completas del mercado entre los fabricantes populares.

La tracción 4×4 supone siempre un plus en seguridad, incluso con la carretera seca, aunque cuanto más deslizante esté el terreno mayores argumentos a su favor. Todos los modelos de la marca del óvalo permiten salir del asfalto y transitar sin problemas por pistas de tierra y caminos forestales. Y, con neumáticos adecuados, rodar incluso sobre nieve y barro.

Mustang Mach-E, el más especial

Los coches eléctricos no son solo para asfalto. Y el nuevo Mach-E, el SUV eléctrico de Ford (desde 48.472 euros), lo demuestra. Se ha podido conducir sobre nieve, en la estación de esquí de Astún, con la que Ford tiene un acuerdo de patrocinio y colaboración, y los resultados fueron sorprendentes.

La unidad probada era de serie, con tracción 4×4, y solo llevaba instalados neumáticos de invierno, que resultan imprescindibles para cualquier coche, porque si la rueda no agarra da igual el sistema de tracción que se lleve. Y el Mach-E se movía sobre el blanco elemento sin aparente esfuerzo, traccionando muy bien en todo momento, aportando buena adherencia lateral y frenando también con seguridad cuando se requería.

Ford Mustang Mach-E.

El modelo envía más fuerza al eje trasero que al delantero, para favorecer la agilidad de movimientos. Y este aspecto, junto con la potencia instantánea que aportan los motores eléctricos, permitía girar el coche casi solo con el acelerador, sin tener apenas que mover el volante: más presión sobre el pedal, más viraje. Eso sí, los 351 CV requerían cierto tacto y  delicadeza para encontrar el punto de giro deseado.

En planos más prácticos, como en una carretera nevada, el modelo garantiza la movilidad (con neumáticos de invierno) y se muestra fácil y asequible para cualquier conductor. Y tiene fuerza de sobra para superar una pendiente o sacar el coche de un apuro si, por ejemplo, ha caído una nevada imprevista y se encuentra atascado por la nieve acumulada en la plaza de aparcamiento.

Ford Kuga, el más popular

Es el SUV más vendido de Ford, y la tracción 4×4 se ofrece tanto con motor diésel de 190 CV (desde 38.272 euros) como con mecánica híbrida FHEV de la misma potencia (a partir de 37.412), que fue la probada.

En el caso de este modelo, se condujo también sobre nieve, en el mismo circuito del Mach-E, y asimismo en campo, sobre hierba y barro.

Ford Kuga FHEV.

Sobre nieve (con neumáticos de invierno) se movía con las mismas garantías del Mach-E, aunque con diferencias de conducción. Su sistema 4×4 reparte la potencia, a grandes rasgos, más o menos igual entre los ejes, aportando así un comportamiento más aplomado al acelerar sobre terreno resbaladizo (facilitando el control a la mayoría de conductores) pero también menos ágil, porque le costaba más iniciar el giro para tomar una curva, debido a que el eje trasero no ayuda tanto a redondear. Pero son diferencias, como se citaba, de conducción, no de eficacia.

Al cambiar de terreno, hierba y barro, el Kuga seguía traccionado muy bien, y eso que en este escenario la unidad probada equipaba neumáticos de asfalto normales. Y a pesar de que las ruedas se iban cubriendo de barro y perdiendo agarre, el modelo seguía avanzado.

El suelo estaba seco y tenía bastante dureza, por lo que el coche no se hundía, un detalle importante. En otras situaciones, como en pistas con mucho barro, sería conveniente ayudar al modelo montando neumáticos mixtos.

Explorer, el más grande

El SUV superior de la marca, con 5,06 metros y siete plazas (desde unos 70.000 euros) también ha formado parte del lote de modelos conducidos. Y pudo probarse en la misma zona de campo del Kuga, y también en carretera normal.

En carretera brilla por el rendimiento de su mecánica híbrida enchufable PHEV, que puede ofrecer prestaciones muy elevadas (tiene 457 CV) o, rodando en modo híbrido con carga en la batería, alcanzar consumos contenidos de unos nueve litros, un valor destacable para su tamaño XXL y potencia.

Ford Explorer.

Además, sobresale también por su comportamiento dinámico, porque no tiene tantas inercias como se esperaría y se conduce, en general, como si fuera bastante más pequeño y ligero.

En el campo, también con neumáticos de calle, avanzaba igual que el Kuga. Su mayor potencia puede ayudar a superar una pendiente mejor que en su hermano menor, siempre que los neumáticos tengan un agarre efectivo, o sacar el coche de un apuro, como un barrizal, pero también, su mayor longitud puede hacer que se rocen antes los bajos, y si el terreno es blando, que se hunda antes por su peso elevado.

Transit Trail, el más sorprendente

Un vehículo comercial convertido en una herramienta de desplazamiento multiterreno. Así es el Transit Trail (desde 44.850 euros), la versión campera de la famosa furgoneta de Ford.

En su caso se ha podido conducir por caminos forestales, y gracias a su tracción 4×4, suspensiones elevadas y otras mejoras, permite atravesar vados de agua, baches y pendientes con gran soltura, y transmite una sensación de consistencia notable e impropia de un vehículo industrial.

Ford Transit Trail.

No tiene precios bajos, pero es que es muy grande (5,3 metros) y puede configurarse como furgoneta, con tres plazas delante y un enorme espacio de carga atrás, o como minibús con hasta nueve asientos y cristales en todas las filas. Y así puede cumplir como vehículo de trabajo, para llegar con material a zonas de acceso complicado, o como superfamiliar, porque pueden viajar nueve personas cada una con sus esquís, por ejemplo.

También turismos y ‘pick-up’

La oferta AWD de Ford se completa con los tres turismos citados, los Mondeo, S-Max y Galaxy, y con dos pick up, el Ranger normal y el Ranger Raptor.

Los tres turismos ofrecen la tracción 4×4 asociada a un motor diésel de 190 CV, y se venden desde 39.100 euros en el Mondeo, desde 42.391 en el S-Max y desde 44.050 en el Galaxy (los dos últimos, con siete plazas).

Los dos pick up, por su parte, son todoterrenos puros, con reductora y bloqueos de diferencial, y ofrecen unos recursos para salir del asfalto superiores a todos. Y ambos tienen cabina doble, con cuatro puertas y cinco plazas.

El Ranger normal (desde 32.375 euros) está disponible con motores diésel desde 170 CV, mientras que el Ranger Raptor (a partir de 57.735) es casi un modelo de competición preparado para afrontar el trato más duro (saltos…), y su motor, también diésel, tiene 213 CV.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no