Conducir

De segunda mano y pequeño: así debe ser el primer coche que se compre

Con el carnet de conducir recién aprobado, muchos jóvenes aspiran a hacerse con su primer vehículo: ¿qué potencia debe tener, qué tipo de motor, qué etiqueta de la DGT?

comprar coche

Un coche de segunda mano es la mejor opción para conductores noveles.

Con el carnet de conducir recién aprobado, muchos jóvenes aspiran a hacerse con su primer vehículo. Pero antes tendrán que tener en cuenta algunas consideraciones.

Ajustarse al presupuesto disponible

El rango de precio del coche determinará si se puede acceder a uno nuevo o, como ocurre en la gran mayoría de los casos, recurrir para empezar a uno de segunda mano.

Por el precio y la poca experiencia del conductor, será mejor centrarse en el segmento de los más pequeños, urbanos o utilitarios, más asequibles y fáciles de conducir.

Aunque se pueden encontrar por menos, en la franja comprendida entre los 3.000 y 7.000 euros se pueden adquirir vehículos que reúnen las condiciones requeridas, en buen estado y que suman la garantía que ofrecen los establecimientos dedicados al coche de ocasión.

Gastos recurrentes

También habrá que pensar en el día después y realizar un pequeño estudio de lo que costará mantener el coche mes a mes (carburante, impuestos, seguro y mantenimiento mecánico). Y reservar un poco de dinero para una avería imprevista no estará de más.

Tipo de motor

El siguiente paso será decidirse por el tipo de mecánica y la potencia requeridas. Lo más aconsejable es decantarse por un motor de gasolina si no se va a viajar muchos kilómetros por carretera: el precio será más ajustado y el mantenimiento mecánico, a la larga, también será menor que el de un diésel.

Con qué potencia

Igualmente, habrá que fijarse un tope en la potencia para que el consumo de carburante sea razonable y, sobre todo, que el seguro no sea demasiado caro: en los conductores noveles, la tarifa sube exponencialmente en función del número de CV. La franja entre 80 y 110 CV será la adecuada para que el mantenimiento general no salga muy oneroso, y a la vez para que el conductor pueda ir acumulando experiencia con una conducción más fácil.

¿Y qué coche elegir?

Además de la oferta disponible, el criterio a seguir es inclinarse por los modelos más populares y, a ser posible, en su última versión y descartando los de carrocería SUV, más modernos en su diseño pero de mayor consumo y con tarifas más elevadas.

Claros candidatos como primer automóvil del segmento utilitario serían los Citroën C3, Ford Fiesta, Opel Corsa, Renault Clio, Seat Ibiza o Volkswagen Polo. Unos modelos superventas de probada fiabilidad, mantenimiento económico y fáciles de encontrar entre los coches de segunda mano.

La etiqueta de la DGT

Si el nuevo conductor vive en una ciudad grande (más de 50.000 habitantes), deberá asegurarse además de que la mecánica del coche esté conforme a las últimas normas de homologación y disponga de la etiqueta medioambiental de la DGT (matriculados después de 2006), a riesgo en caso contrario de ver restringido su acceso a las zonas de bajas emisiones.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no