Pruebas

Ford Puma ST, un SUV deportivo único en su especie

Cuesta 34.000 euros y traslada a los SUV urbanos el dinamismo y la personalidad deportiva de los coches GTI tradicionales.

Ford Puma ST

Por sus características, el Puma ST se acerca al estilo de un compacto deportivo.

Por tamaño, precio y potencia, el Ford Puma ST es por ahora único en su categoría: alcanza 200 CV de potencia al adoptar la misma mecánica que el Fiesta ST y recibe un ajuste especial en el chasis para potenciar su dinamismo hasta el nivel de un deportivo.

De carrocería muy compacta (4,22 metros), el SUV de Ford ya está disponible por 34.000 euros aunque a este precio la marca aplica un descuento de lanzamiento de 3.250 euros, más otros 900 por financiar la compra y otros 1.200 si se contrata la fórmula de renting MultiOpción.

El departamento Ford Performance es el responsable del desarrollo de la familia de modelos más deportivos de la marca: GT, Mustang, Ranger Raptor, Fiesta ST y Focus ST. Y ahora el Puma es el primer SUV que recibe el tratamiento especial de la división de alto rendimiento, que desarrolla coches de competición (Nascar y WRC, por ejemplo) y crea las versiones de calle con apellido ST y las más radicales RS.

El exterior del Ford Puma ST se viste para la ocasión con la ya conocida estética de estas variantes, que se diferencia por el difusor delantero, el alerón trasero, emblemas distintivos y unas llantas específicas de 19 pulgadas.

El interior también se distingue del resto de la gama Puma por varios detalles: un salpicadero similar al del Fiesta ST, asientos deportivos Recaro, volante de cuero perforado, guarnecidos específicos para esta versión y una palanca de cambios personalizada con los colores rojo y gris del acabado ST. Y, en lo práctico, conserva la misma habitabilidad que en el resto de la gama. Ofrece también el generoso maletero de 456 litros de capacidad total, y que incluye un compartimento inferior con desagüe (Magic Box, de 80 litros) para guardar objetos mojados como botas o impermeables.

Funcionamiento con dos o tres cilindros

El motor EcoBoost 1.5 de 200 CV, asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades, acelera de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos, alcanza 220 km/h y homologa un consumo medio de 6,9 l/100 km con unas emisiones de CO2 de 155 g/km (WLTP).

La tecnología de este pequeño motor incluye la desactivación de un cilindro para reducir el gasto de gasolina y, al igual que en el Fiesta ST, una válvula de escape: mediante un botón en el volante se puede aumentar cuando se desee la sensación acústica deportiva. Y Ford también ofrece como opción un sistema de aceleración máxima desde parado: se llama Launch Control y está incluido en el Pack Performance (1.110 euros).

Al igual que en otras versiones del Puma, el ST dispone de varios modos de conducción. Mediante un selector en el volante puede elegirse entre Normal, Sport y Eco; además, el Ford Puma ST sustituye dos programas del modelo normal (Suelo deslizante y Trail) por el modo Circuito, que exprime al máximo las posibilidades del motor y del chasis ajustando el acelerador, el freno y los controles de tracción y estabilidad (ESP). Además, el ESP puede desactivarse parcialmente o por completo para ganar más eficacia y sensaciones en conducción deportiva.

Un SUV que se sale de lo normal

El trabajo sobre el chasis también ha sido exhaustivo en el Ford Puma ST para convertirlo en un SUV que se sale de lo normal. Desde los neumáticos (Michelin Pilot Sport 4S) hasta la dirección –que es un 25 % más rápida– todos sus elementos han sido revisados y calibrados por la división Ford Performance. Por ejemplo: los frenos son más grandes, la suspensión es un 50% más rígida y los amortiguadores traseros adoptan unos muelles de tecnología vectorial patentados por Ford. Este elemento ayuda a incrementar la rigidez del conjunto en las curvas y compensar el centro de gravedad más elevado de la carrocería SUV.

Y para quienes vayan a aprovechar al máximo las posibilidades deportivas del Ford Puma ST, la marca estadounidense también ofrece dentro del ya citado Pack Performance un diferencial autoblocante de deslizamiento limitado (LSD). Actuando junto con el sistema electrónico de Control de Par Vectorial –que ayuda a tomar las curvas–, evita que las ruedas patinen, mejorando el agarre y la estabilidad.

Ford Puma ST

Al volante del Ford Puma ST se nota que se trata de un coche diferente a lo habitual desde los primeros kilómetros. La energía que desprende su motor al subir de vueltas incita a jugar con la caja de cambios, de excelente tacto y precisión, para mantenerlo en su régimen más aprovechable, entre las 3.000 y 6.000 revoluciones. La precisión de guiado y la firmeza del chasis, que no deja de ser cómodo por su buena amortiguación, transmiten en todo momento el rigor y la seguridad de los coches GTI y pronto se olvida que se conduce un modelo SUV.

Prueba en carretera y circuito

En un recorrido exigente de 100 kilómetros, la mayor parte de ellos por carreteras secundarias y de montaña, el Puma ST gastó 9,3 litros de gasolina, un consumo más que razonable para su elevada potencia. Sobre todo teniendo en cuenta que se completó el 80% en modo Sport, usando marchas cortas y aprovechando la mejor aceleración en las subidas.

La consistencia del chasis y la alegría de la mecánica combinan perfectamente para disfrutar de la conducción. Y la permanente sensación de aplomo, seguridad y control hacen que sea fácil de conducir y aprovechar su potencial; en conjunto consigue un excelente equilibrio entre prestaciones y dinamismo gracias en parte a un peso contenido (1.358 kilos).

Una prueba de agilidad en circuito cerrado, conduciendo al límite y con el modo de conducción más exigente conectado, reveló un comportamiento más parecido al de un compacto deportivo que al de un SUV de carrocería alta. Eso sí, en este escenario el diferencial autoblocante demostró ser una opción obligada para quienes quieran obtener las máximas satisfacciones al conducir el Ford Puma ST.

Rápido en carretera abierta y de seductora agilidad en curvas de todo tipo, entusiasma rápido a quienes gusten de la conducción deportiva y transmite sensaciones propias de otros deportivos bastante más caros. Pero al cambiar de modo de conducción a Normal o Eco, el Ford Puma ST se transforma por completo en un pequeño SUV urbano, cómodo, práctico, de acabado impecable y con un equipamiento tecnológico y de seguridad equiparable al que se puede encontrar en modelos de segmentos superiores.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no