Cómo y cuándo limpiar los inyectores diésel para evitar averías

Humo negro desde el tubo de escape o pérdida de potencia del coche son algunos indicios de que los inyectores están fallando. ¿Cómo limpiarlos?

inyector diesel

El sistema de inyección de gasóleo es un elemento primordial en la alimentación de este tipo de mecánicas. Cada cilindro dispone de su propio inyector, que es el encargado de que la cantidad de combustible que se quema en el interior de la cámara de combustión sea la justa para que el motor alcance su máximo rendimiento y a la vez sea eficiente en su consumo. 

El inyector consiste en un mecanismo de precisión que pulveriza el combustible dentro del cilindro. Está asistido por unas electroválvulas que, en los coches modernos, se regulan mediante dispositivos electrónicos.

Y son imprescindibles para que los motores más modernos puedan cumplir con las últimas normativas medioambientales que regulan las emisiones en los automóviles. 

Limpiar los inyectores

Pero con el uso prolongado, los inyectores se ensucian y hay que limpiarlos con regularidad para que el motor funcione bien y no se averíe.

Para saber cuándo hay que limpiar los inyectores lo mejor es realizar un mantenimiento periódico, siguiendo los plazos previstos por el fabricante del vehículo. Aunque un inyector defectuoso presenta diversos síntomas que el conductor puede detectar con facilidad. 

Cómo saber que el inyector falla

Si se nota una pérdida de potencia o que el coche no mantiene de forma regular el régimen de ralentí, es fácil que alguno o varios de los inyectores no funcionan correctamente. También se puede sospechar si al motor le cuesta arrancar o cuando el tubo de escape libera un exceso de humo negro. 

Para limpiar los inyectores existen varias soluciones, dependiendo de la cantidad de suciedad acumulada. La más sencilla de todas consiste en utilizar un producto limpiador específico para los inyectores. Se vende como un aditivo que se añade al gasóleo en el momento de llenar el depósito.

Si se usa cada 4.000 o 5.000 kilómetros, también sirve como medida preventiva para mantener limpio el sistema y es una medida aconsejable sobre todo si se conduce habitualmente por la ciudad.

Una vez el depósito lleno y el aditivo añadido, habrá que usar el coche con normalidad y apurar hasta que sea el momento del siguiente repostaje. Así el producto surtirá efecto y eliminará los residuos acumulados en el interior de los finísimos conductos de los inyectores.  

Al taller

Si el rendimiento del motor decae o los humos aumentan, otra solución es recurrir a un taller. Muchos disponen de un sistema de limpieza con depósitos presurizados que se conectan al circuito de alimentación del coche y por ellos se inyecta un potente producto limpiador que libera los inyectores de la mayor parte de las impurezas. 

Mejor aún es la solución que ofrecen algunos talleres. Consiste en realizar la limpieza de los inyectores mediante ultrasonidos. Se trata de una tecnología de reciente generación que también inyecta una solución limpiadora en el interior de las piezas para eliminar la suciedad.

En este caso, y si se tienen buenos conocimientos de mecánica, también se puede llevar al taller el sistema de inyección (rampa, inyectores…) previamente desmontado para así reducir los costes de mano de obra. 

Centro especializado

Por último, el recurso definitivo para renovar los inyectores es acudir a un centro especializado, porque disponen de un banco de pruebas especial para los sistemas de inyección.

Allí no solo limpiarán a conciencia todos los componentes, sino que verificarán con precisión su funcionamiento y lo ajustarán convenientemente. Estas instalaciones son capaces de alcanzar las mismas presiones internas que se producen en condiciones reales (hasta 2.500 bares). 

Mantenimiento a los inyectores diésel

En el día a día, también se pueden tomar algunas medidas para conservar en buenas condiciones los inyectores de nuestro vehículo. Por ejemplo, utilizar carburantes de buena calidad y llenar con regularidad el depósito para evitar que se formen sedimentos o corrosión por condensación.

También conviene respetar los cambios de aceite y filtros, descarbonizar periódicamente el motor o circular de vez en cuando a regímenes elevados por carretera. Esto contribuirá a que los inyectores no se ensucien y duren más tiempo.  

Normalmente, y si se realiza un buen mantenimiento, los inyectores suelen durar toda la vida útil del vehículo (aproximadamente unos 300.000 kilómetros). Sin embargo, y dependiendo del tipo de uso, se recomienda cambiarlos al cabo de 150.000 kilómetros para garantizar un buen funcionamiento en general del motor. 

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Sobre la firma

Juan Luis Soto

Cuatro décadas informando sobre el mundo del motor y probando coches de todas las categorías. Después de trabajar en diversos medios especializados (Velocidad, Auto1, Solo Auto, Motor 16, Car and Driver, EcoMotor...), ahora en Prisa Media para seguir cubriendo la actualidad en plena revolución tecnológica del automóvil.

Más Información

gasolina
precio gasolina

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no