Conducir

Los 10 pasos que debes dar antes de ponerte de nuevo al volante

Si vas a mover el coche después de casi dos meses, necesitas revisar los neumáticos, los niveles, la batería y otros elementos del vehículo.

líquidos del coche

La revisión periódica de los líquidos del coche resulta fundamental en el mantenimiento del vehículo.

Hay millones de coches en España que llevan casi dos meses sin moverse. Probablemente con menos presión de la debida en las ruedas –a pesar de las recomendaciones de mantenimiento–, puede que con la batería descargada y quizá con la ITV caducada.

El tercero es el menor de los problemas, porque el Gobierno decretó en el primer estado de alarma una moratoria general para los plazos administrativos, así que los conductores deben centrarse en el estado físico de su vehículo para evitar riesgos al volante. Especialmente a partir de la entrada en vigor de la Fase 1 de la desescalada, en la que se permitirá viajar en coche, por ejemplo, para desplazarse a reuniones con amigos o familiares en grupos reducidos. Estos son los elementos que deben vigilarse con más esmero.

Niveles

Lo primero que debe hacerse es comprobar el nivel de los líquidos del motor, así como posibles fugas: lubricante, refrigerante, líquido de frenos, líquido de dirección y, aunque menos importante, el limpiaparabrisas.

Batería

No será extraño que haya perdido algo de carga. Antes de poner el contacto, debes apagar todo lo que exija una entrega extra de electricidad (luces, ventilador, equipos de sonido, luces interiores, etc…) y girar la llave con el embrague pisado a fondo para que el motor de arranque no tenga que arrastrar los engranajes del cambio. Si el coche no arranca, necesitarás conectar la batería a la de otro vehículo con unas pinzas.

Fugas

Ya con el motor en marcha, es conveniente mirar de nuevo bajo el capó para buscar posibles fugas de líquidos. En automóviles antiguos y con motores de gasolina los conductos de goma del combustible se suelen agrietar y es posible que aparezcan escapes, con el consiguiente riesgo de incendio.

Calentar el motor

Antes de iniciar la marcha es importante dejar que el motor y el cambio tomen algo de temperatura, y que el aceite circule por todo el circuito. Mantener el coche al ralentí un par de minutos y en punto muerto para que también el aceite del cambio se mueva un poco.

Embrague, freno y volante

Aprovecha ese par de minutos de calentamiento para pisar unas cuantas veces los pedales del freno y del embrague para que ambos sistemas hidráulicos se activen. Es posible que las juntas de goma se hayan resecado y podrían no dar la estanqueidad necesaria en el circuito. Y si las ruedas tienen espacio suficiente, gira la dirección lentamente de tope a tope para que el líquido circule por el circuito hidráulico de la servodirección.

Luces y otros elementos

Comprueba también que todas las luces (las de posición, las de cruce, las de carretera, las de freno y los intermitentes) funcionan correctamente y que no hay ninguna bombilla fundida. Vigila igualmente el estado de otros elementos que puedes necesitar en marcha, como el limpiaparabrisas.

Limpieza

Este punto no deja de ser importante, al menos en algunos puntos. Si el coche ha estado en la calle, debes limpiar el parabrisas –aprovecha para comprobar el estado de las escobillas–, la luna trasera y los espejos, y también los faros traseros: las luces de freno deben verse correctamente.

Neumáticos

Lo recomendable es haber dejado los neumáticos con más presión de la recomendada para evitar deformaciones en la goma. Si no se ha hecho, las ruedas se habrán deshinchado: el primer destino debe ser la estación de servicio para recuperar la presión perdida, y de paso llenar del depósito y hacer un lavado rápido, porque los excrementos de los pájaros son corrosivos y deterioran la pintura.

Aire acondicionado

Independientemente de la temperatura exterior, debes conectar el aire acondicionado para que el gas circule por el circuito y se mantenga operativo. Conviene hacerlo de vez en cuando antes y después del verano, incluido el invierno.

Un recorrido largo

El primer recorrido tras un largo periodo de inactividad debería ser largo. Estaría bien circular durante al menos 45 minutos para que todos los sistemas tomen la temperatura adecuada, los fluidos circulen y los diferentes órganos y juntas trabajen el tiempo suficiente para recuperar el total de su operatividad, según las recomendaciones del Centro de Estudios Ponle Freno-AXA de Seguridad Vial.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no