El nuevo rey del asfalto

El Koenigsegg One:1 es el supercoche más impactante del momento: tiene más potencia y velocidad que el hasta ahora intocable Bugatti Veyron.