Pruebas

SUV híbridos enchufables: el Cupra Formentor impone una receta ganadora

El todocamino deportivo español se impone al Mercedes GLA, el Volvo XC40 y el BMW X2, todos con la etiqueta Cero de la DGT.

Comparativa híbridos enchufables

De izquierda a derecha, Cupra Formentor, Volvo XC40, BMW X2 y Mercedes GLA. / Enrique Brooking

Las carrocerías SUV de moda en todo el mundo y las mecánicas híbridas enchufables que sirven de introducción a la cultura de la electrificación sin las limitaciones de autonomía y recarga de los vehículos 100% a pilas permiten cubrir los trayectos diarios circulando solo con las baterías y pueden viajar con su motor de combustión como cualquier coche normal, aunque con un depósito de menor capacidad para hacer sitio a las pilas.

Son los aspectos más destacados de los protagonistas de esta comparativa, todos con etiqueta Cero de la DGT: el nuevo Cupra Formentor, de la marca exclusiva del grupo Seat, y los Mercedes GLA, Volvo XC40 y BMW X2, sus alternativas de los fabricantes de prestigio, con una imagen más consolidada históricamente. Y se impone con claridad el recién llegado, que domina en casi todo lo importante.

En pocas palabras

El Formentor es uno de los modelos más atractivos de los últimos años y seduce a primera vista. Al tratarse de una enseña completamente nueva, sus diseñadores han podido partir de un folio en blanco y aplicar las soluciones estéticas más apropiadas para crear un lenguaje moderno e innovador sin los peajes de las marcas históricas, que tienen que mantener su ADN.

Así, presenta un frontal imponente, una silueta afilada y una zaga muy conseguida que realzan un concepto nuevo y contemporáneo de la deportividad. Y aplica la misma receta en el interior, con los adornos en color cobre como seña de identidad. Además, lo hace sin sacrificar la habitabilidad y aprovecha la calidad mecánica del grupo Volkswagen, incluido su módulo híbrido enchufable de 245 CV. Y completa su receta ganadora con un equipo de serie mucho más completo, también en seguridad, y el precio más ajustado (desde 44.350 euros).

El nuevo Mercedes GLA es segundo y propone una imagen con mucha clase, un interior algo más amplio, sobre todo atrás, y el mejor maletero. Pero sobre todo está muy bien presentado por dentro y aporta una calidad de acabados y materiales superior. Además, aunque solo suma 218 CV, tiene el módulo híbrido enchufable con las baterías más grandes y es el que ofrece más autonomía: 68 kilómetros en la prueba. En cambio, el equipo de serie es muy justo y sale más caro: desde 49.425 euros.

El Volvo XC40 es tercero y transmite la imagen sólida y consistente de la marca sueca, con formas y ángulos más cuadrados que permiten ganar espacio interior. Así, es amplio por dentro y tiene el mejor maletero. Equipa la mecánica más potente, 262 CV, pero es el que ofrece menos autonomía eléctrica, no viene muy equipado y ha gastado más en la prueba. Y está disponible desde 47.600 euros.

El BMW empata con el Volvo hasta que se valora la economía, porque sale 1.100 euros más caro y viene con un equipo de serie más justo. Destaca por su imagen afilada y deportiva, y es atractivo por dentro, aunque la línea penaliza la habitabilidad de las plazas traseras y el maletero. Incluye una batería pequeña y la potencia baja de 220 CV a solo 125 cuando se acaba la pila. Y se vende desde 46.700 euros.

Análisis completo

CONDUCCIÓN

Cuatro SUV con mecánica híbrida enchufables, cada uno con su receta para combinar los tres elementos clave: potencia del motor de gasolina y del eléctrico, que dan las prestaciones, y capacidad de la batería, el depósito de energía de la autonomía eléctrica. El Volvo es el más potente, 262 CV: 180 del motor 1.5 tres cilindros de gasolina, y 82 del eléctrico.

Le sigue el Cupra, 245 CV: 150 del 1.4 de cuatro cilindros y 106 del eléctrico. El BMW es tercero, 220 CV: 125 del 1.5 de tres cilindros y 95 del eléctrico. Y el Mercedes tiene a priori menos poderío, 218 CV: 160 del 1.3 turbo de cuatro cilindros y 102 del eléctrico. Todos incluyen varios modos de conducción y el Formentor tiene un botón Cupra en el volante que da acceso directo al más deportivo.

Pero lo decisivo no es la potencia total, sino la que queda al agotar la batería, es decir, la del motor de gasolina. Así que las prestaciones varían mucho. A pesar del peso (desde 1.700 kilos el Cupra a 1.812 el Volvo), todos son rápidos con la batería cargada. Y gracias al empuje instantáneo del motor eléctrico, aceleran muy bien hasta 120 km/h. Ahí, el mejor es el Formentor, seguido de cerca por los demás, que están muy igualados. Pero tras agotar las pilas el BMW se queda descolgado: sus 125 CV son pocos para mover 1.805 kilos.

El Cupra domina con claridad en agilidad, eficacia y agrado de conducción. En realidad, es un León levantado, con suspensiones más altas, y aunque parece un SUV, su menor altura le sitúa a caballo entre ellos y los turismos. Así, tiene un centro de gravedad más bajo y reglajes de suspensión deportivos que eliminan los balanceos sin sacrificar el confort. Y junto a una dirección muy rápida de precisión exquisita, ofrece una eficacia muy superior y una experiencia de conducción cercana a los mejores GTi.

Los otros tres están igualados, pero con matices. El Mercedes destaca por su equilibrio, agrado y facilidad de conducción, con un tacto muy sólido y consistente. Pero acusa más la altura, que aumenta las inercias e invita a mantener ritmos más tranquilos en virado. El Volvo también, aunque este con más altura e inercias, y con una dirección más lenta que exige girar más el volante en curva. El BMW parece a priori el más cercano al Cupra y es muy ágil y agradable de conducir. Pero si se sube el ritmo, la dirección transmite un tacto muy eléctrico, los reglajes de suspensión no están tan logrados y da menos confianza.

Todos frenan bien, aunque con el tacto de pedal de los híbridos: al principio retienen para cargar batería y solo activan el freno si se pisa con más fuerza. Pero el Mercedes ha frenado en menos metros, seguido de cerca por el Cupra. El GLA y el Formentor ofrecen una calidad de conducción superior y se disfrutan más, el primero por su tacto refinado, y el otro por su deportividad precisa. El BMW también es una delicia en uso normal, pero, como el Volvo, acusa la menor finura de sus tres cilindros.

AUTONOMÍA ELÉCTRICA Y CONSUMOS

La autonomía eléctrica es proporcional a la capacidad de las baterías, pero también influye la gestión térmica de la pila y la recarga al frenar. Una vez agotada la batería, las diferencias de consumo y prestaciones pueden ser elevadas.

Equilibrado en todas las situaciones. El Formentor logra un buen equilibrio en cualquier uso: el más austero cuando se viaja con gasolina tras acabar la batería (10,6 litros), el segundo en autonomía eléctrica (60 kilómetros) y en el recorrido completo de la prueba (7,4 litros). Y tercero en consumo eléctrico circulando en ciudad solo con la pila (14,3 kWh).

Cupra Formentor.

Más eficiente y con mejor autonomía. El Mercedes tiene la batería más grande, y como es más eficiente en modo eléctrico (12,2 kWh) ofrece la mejor autonomía (68 kilómetros). Ha sido también el que menos ha gastado en la prueba (7,2 litros), pero casi como el Cupra. Y el segundo más austero en carretera una vez agotada la pila (10,8 litros).

Rango de uso más limitado. La batería del Volvo es similar a la del BMW y más pequeña que las demás. Aunque no indica el consumo eléctrico, recorrió 43 kilómetros con la pila en el mismo trayecto. Además, tanto en carretera al acabar la batería (11,7 litros) como en el total de la prueba, tuvo un consumo más alto (8,9 litros).

La mejor gestión de la batería. El X2 tiene la pila más pequeña, pero la gestiona bien y consumió solo 12,2 kWh en el recorrido urbano para llegar a 56 kilómetros de autonomía. Y en el total de la prueba ha gastado casi igual que el Mercedes y el Cupra (7,6 litros). Pero al agotar la pila pierde mucha potencia y sube el consumo en los viajes (11,4).

EMISIONES

Las emisiones de CO2 son muy bajas en los primeros 100 kilómetros porque la mitad se recorre con la batería: 31 g/km el Cupra y el Mercedes, 38 el BMW y 48 el Volvo. Después, en carretera tras agotar la pila, gastan y emiten como un coche térmico de su potencia y tamaño.

VIDA A BORDO

Las plazas delanteras son amplias y cómodas en todos, con asientos grandes y muchas regulaciones. Atrás hay más diferencias y pueden alojar tres con mayor o menor desahogo. El Mercedes destaca en todo y es el más amplio y flexible atrás, con banqueta y respaldos regulables, y el mejor para llevar tres adultos. Le siguen el Volvo y el Cupra. El primero es el más ancho, pero lo desaprovecha, y no lleva agarramanos en el techo.

El Formentor no resulta tan desahogado, pero sorprende: es el más alto por dentro, tiene el espacio para las piernas del XC40, y la banqueta lo aprovecha mejor. Y el BMW combina el asiento más alto atrás y el techo más bajo, sobre todo en los lados, y se toca arriba si se mide más de 1,80 metros. Y aunque es algo más ancho que el Cupra y permite regular el respaldo, ofrece menos espacio para las piernas. El Volvo aporta el mejor maletero en nuestras mediciones. Los demás están igualados, pero con mejores huecos el XC40. Y no destaca ninguno: necesitan dejar sitio al depósito de gasolina y las pilas.

De izquierda a derecha, Cupra Formentor, Mercedes GLA, BMW X2 y Volvo XC40.

El Mercedes domina la presentación interior, con un salpicadero espectacular y una información y gráficos excelentes. Destaca también por materiales y ajustes, y presenta una calidad superior. Le siguen el Formentor y el X2, el primero por su personalidad deportiva, con un ambiente muy atractivo y detalles logrados: volante, consola… El BMW aporta una presentación cuidada y una calidad de materiales superior. Y el Volvo ofrece la racionalidad nórdica y está a su altura, pero con un estilo algo más sobrio.

Todos son muy cómodos de asientos y de suspensión, aunque el Mercedes filtra mejor. Los demás están muy cerca, con reglajes más firmes en el Cupra y un tacto mecánico menos refinado en el Volvo y el BMW por la mayor aspereza de sus motores de tres cilindros. Con la insonorización pasa igual. Son muy silenciosos en modo eléctrico en ciudad, y en carretera están bien aislados de mecánica y rodadura

AL DETALLE

Cupra Formentor. Imagen, emoción y función. El Formentor prima la pasión y la emoción. En la estética, por su imagen imponente; en el interior, con su estilo propio, como los asientos bucket de carreras; y en la conducción, con un tacto preciso y un comportamiento eficaz que disfrutan hasta quienes no lo valoran. Y todo sin perder el sentido práctico: es un familiar amplio, bien aprovechado y con el mejor precio.

Mercedes GLA. Calidad y flexibilidad interior. El GLA resuelve las carencias de espacio de su antecesor y es el mejor como familiar, con más espacio interior y las plazas traseras más amplias y flexibles: se regulan en longitud (opcional) e inclinación. Destaca por su calidad general y es el más sofisticado y mejor acabado, con pantalla de hasta 12,3 pulgadas. Y ha logrado la mejor autonomía eléctrica en la prueba: 68 kilómetros.

Salpicadero del Mercedes GLA.

Volvo XC40. Argumentos eternos. 
La seguridad y la funcionalidad del diseño escandinavo son valores eternos de Volvo y se disfrutan en el XC40. Así, es el segundo más amplio, tras el GLA, aunque la banqueta trasera no lo aprovecha: no llega a la puerta. Y tiene el maletero mayor, con rueda de repuesto incluida, y mejores huecos para objetos. Pero ha gastado más y ofrece menos autonomía eléctrica: 43 kilómetros.

BMW X2. Deportividad con estilo. El X2 destaca por su estética deportiva, que se aprecia en el frontal en cuña, la silueta lateral y la zaga. Pero es el más bajo atrás, hay que agacharse al entrar y tiene las plazas traseras más justas en altura. En cambio, acelera bien a baja velocidad y es el único con tracción 4×4. Y aunque tiene la batería más pequeña, es muy eficiente, pero pierde muchas prestaciones tras agotarla.

IMAGEN Y DISEÑO

El Formentor parte de una hoja en blanco sin herencias estéticas y propone una interpretación innovadora de la deportividad. Es más bajo de lo habitual y destaca su frontal en cuña, con un borde de capó agresivo, la parrilla resaltada y los faros y tomas de aire más retrasadas en los lados. Pero tanto el lateral ascendente como la finura de la zaga crean un conjunto con mucho carácter y personalidad que seduce a primera vista.

Le sigue el BMW X2, que propone también una silueta muy afilada y ligera, con un frontal prominente en cuña, la cintura lateral alta y ascendente, y una zaga con mucha chapa y una luneta pequeña que remata el conjunto. El Mercedes apuesta por una imagen sólida y elegante que le da mucho empaque, y transmite clase, calidad y solidez. Y el Volvo es el más cuadrado, tanto en el frontal como en el techo, y presenta una imagen robusta con un estilo joven, moderno y original.

El GLA se impone en el interior e integra con gusto la calidad general y el poderío estético y tecnológico de sus pantallas. Le sigue la deportividad atractiva y contemporánea del Formentor, con un estilo racing y discreto sin adornos superfluos. El X2 tiene también un diseño interior moderno y detalles elaborados con mucha clase. Y el XC40 prima la funcionalidad, pero es original y transmite robustez.

PRECIOS Y EQUIPAMIENTO

Los híbridos enchufables son coches caros. El más accesible es el Cupra Formentor, 45.350 euros (44.350 con descuentos), seguido del Volvo XC40, con 47.600. El BMW y el Mercedes cuestan 48.700 y 49.425, respectivamente, todos sin incluir planes de ayuda.

El equipo de serie no equilibra estas tarifas. Aparte de la dotación de seguridad, todos vienen de serie con climatizador bizona (trizona en el Cupra), ordenador de viaje, equipo de música con radio, conexiones bluetooth, USB y mandos en el volante, órdenes orales, pantalla táctil (6,5 pulgadas en el X2, 7 en el GLA, 12 en el Formentor y 12,3 el XC40), control de velocidad de crucero, cambio automático, botón de arranque,  start&stop, programas de conducción, sensores de lluvia y faros, retrovisores eléctricos y llantas de aleación (17 pulgadas en el BMW, 18 en el Volvo y el Mercedes, y 19 en el Cupra).

Consola central del BMW X2.

Salvo el GLA, todos llevan sensores traseros de aparcamiento, y a excepción del XC40 suman los faros led completos. El modelo sueco y el español vienen con retrovisores abatibles eléctricamente y acceso sin llave, y el Cupra y el Mercedes incorporan las levas del cambio en el volante. Por último, el BMW tiene la mejor garantía, tres años o 200.000 kilómetros, frente a los dos años sin límite de los demás.

Pero el más completo con diferencia es el Formentor, porque a todo eso añade de serie asientos tipo bucket (de competición), navegador, cargador inalámbrico para el móvil, compatibilidad Apple Car Play y Android Auto, sensores delanteros de aparcamiento, cámara trasera para aparcar, rueda de repuesto de emergencia, dirección variable y suspensión electrónica regulable, entre otros detalles.

SISTEMAS DE SEGURIDAD

El equipo de seguridad tampoco está acorde con el precio. Todos incluyen de serie lo fundamental: seis airbags, ABS, control de estabilidad ESP y sensores de presión de ruedas. Y también frenada automática de emergencia en ciudad con detección de peatones, sensor de fatiga, llamada automática en caso de accidente y, salvo el BMW, el mantenimiento automático del carril.

El Volvo y el Mercedes llevan un airbag de rodilla (conductor) y este último y el Cupra suman la alerta de tráfico trasero (para desaparcar marcha atrás) y el lector de señales. Pero el Formentor es mucho más completo porque incorpora también los nuevos airbags centrales entre las plazas delanteras, aviso de vehículo en ángulo muerto, asistentes de faros de carretera y sobre todo el control de velocidad con radar antichoque ACC. El comportamiento es seguro en todos, con ligera ventaja del Cupra, que es más preciso en las curvas.

LA CONCLUSIÓN

Victoria clara del Cupra, el más completo. Espectacular por fuera, con suficiente espacio por dentro, el comportamiento eficaz de un buen GTi y un módulo eléctrico eficaz. Y todo con un equipo de serie muy superior, también en seguridad, y el mejor precio. Le sigue el Mercedes, que ofrece la exclusividad de la marca con el interior más amplio y mejor presentado, una autonomía eléctrica superior y una calidad de conjunto sobresaliente. Pero es el más caro y viene poco equipado. El Volvo destaca por su imagen sólida y su practicidad, y ofrece la mejor habitabilidad y maletero. Tiene menos autonomía eléctrica y gasta algo más en carretera, pero viene más equipado que los alemanes y es algo menos caro. El BMW tiene una imagen atractiva y un interior cuidado, pero con unas plazas traseras y un maletero justos. Y no viene bien equipado.
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no