Pruebas

Comparativa de cuatro SUV que se salen de lo normal

Todocaminos alternativos: 100% a pilas (Hyundai Kona EV), híbrido enchufable (Kia Niro PHEV), bicombustible de gas (Seat Arona TGI) e híbrido autorrecargable (Toyota C-HR Hybrid).

alquiler coches

De izquierda a derecha, Hyundai Kona, Toyota C-HR, Seat Arona y Kia Niro. / Jorge Brichete

Los protagonistas de esta prueba representan las nuevas soluciones tecnológicas que irán ganando mercado poco a poco a las mecánicas tradicionales de gasolina y gasóleo en la transición hacia el automóvil eléctrico. Y todos comparten las carrocerías SUV que dominan las ventas.

Esta comparativa enfrenta a dos modelos con etiqueta Cero: el Hyundai Kona EV, 100% eléctrico, y el Kia Niro PHEV, un híbrido enchufable que combina un motor eléctrico y unas baterías para circular a diario sin contaminar, y un motor de gasolina para viajar.

Junto a ellos, hay otros dos con etiqueta Eco. El Seat Arona TGI, un nuevo concepto de hibridación bicombustible que funciona con gas natural comprimido o GNC (el de los hogares) y con gasolina. Y el Toyota C-HR, la evolución de la tecnología híbrida pionera del Prius, con un motor de gasolina, otro eléctrico y unas pequeñas baterías autorrecargables en marcha que ayudan a bajar el consumo, especialmente en ciudad.

En pocas palabras

Se impone el Hyundai porque, a pesar de ser el más caro, supera a sus rivales en aspectos como un coste de uso imbatible, las mejores prestaciones y el equipo de serie más completo. Y todo con emisiones cero y una autonomía real que puede superar los 400 kilómetros en carretera a velocidades legales y pasar de 450 en entornos urbanos. Según aumente la red de carga en autopistas podrá cumplir como coche familiar único. El Kona se vende en dos versiones según motor, batería y autonomía: desde 39.500 euros (136 CV, 39,2 kWh y 289 kilómetros) y 43.500 euros (204 CV, 64 kWh y 449).

El Kia Niro PHEV es segundo y resuelve esas carencias. Así, el kit de baterías permite hacer 50 kilómetros reales en ciudad y evita casi visitar la gasolinera entre semana. Y añade un motor de gasolina para seguir el camino al agotar las pilas sin depender de postes de carga y gastando poco, apenas seis litros. Es un SUV amplio con las mejores plazas traseras y un comportamiento y prestaciones correctas disponible desde 34.485 euros.

El Seat Arona TGI es un híbrido alternativo con motor 1.0 de 90 CV que funciona con gas natural y lleva un pequeño depósito de gasolina (nueve litros) para seguir si no hay gasinera cerca: la red es pequeña, unas 65, pero crece rápido y llegará a 100 a final de año. Su gran ventaja es una economía imbatible y rentable, con el precio de compra más asequible y un coste de uso muy ajustado: apenas un euro más caro cada 100 kilómetros que el Kona eléctrico, pero casi tres más barato que el Kia y cuatro menos que el Toyota. Además, es un SUV ágil y eficaz en curva, aunque algo más pequeño por dentro. Y se vende desde 20.160 euros.

El Toyota C-HR aporta una línea deportiva y una mecánica híbrida con 122 CV y sin limitaciones para repostar. Junto a su diseño rompedor, ofrece un interior moderno, aunque algo justo atrás, y el mejor maletero. Su concepción invita a viajar más tranquilo, pero gasta poco, sobre todo en ciudad; corre lo suficiente para viajar y tiene el mejor equipo de seguridad. Y se vende desde 27.300 euros. Los precios (como en todos los modelos) son sin descuentos.

alquiler coches


Análisis completo

CONDUCCIÓN

El mejor es el Hyundai, que impone su mayor potencia y la respuesta instantánea del motor eléctrico para superar a todos con unas prestaciones casi deportivas, aunque con menos velocidad (167 km/h). Además, incluye tres programas —ECO, Confort y Sport— y con el último sorprende por su poderío. Le sigue el Kia, que responde y adelanta con brío gracias al apoyo eléctrico instantáneo, porque, salvo en condiciones extremas, como subidas largas, no agota las pilas. Por detrás, el Seat y el Toyota ofrecen prestaciones parecidas. El primero acusa su baja cilindrada por debajo de 2.000 vueltas y exige tirar de embrague al arrancar en cuesta. El C-HR responde desde bajo régimen y va muy bien en ciudad y a ritmos tranquilos. ⇒ Más información

COSTES DE USO

El Hyundai ha gastado 15,4 kWh de media en la prueba; el Kia, 9 kWh y 3 litros de gasolina; el Seat, 4,4 kilos de GNC, y el Toyota, 5,8 litros de gasolina, porque consume casi igual en ciudad que en carretera a ritmos tranquilos. Por lo demás, el Kona es 100% eléctrico y no emite CO2; el Kia, solo 29 g/km (primeros 100 kilómetros); el Toyota, 87, y el Seat, 98. El Kona tiene el coste de uso más bajo, pero es más caro y menos polivalente: necesita red de carga para viajar. El Arona es económico y versátil, aunque no tanto como el Niro y el C-HR, que repostan en cualquier gasolinera⇒ Más información

VIDA A BORDO

Todos son cómodos delante, aunque los asientos del Toyota son algo cortos de banqueta. Pero el Kia es el más amplio y apropiado para el uso familiar, con las mejores plazas traseras, tanto en anchura como en altura, sobre todo por el diseño del techo, que evita tocar en los laterales. El Hyundai también es desahogado atrás, pero con menos espacio para las piernas, y el Toyota y el Seat son más justos, aunque por motivos diferentes. ⇒ Más información

AL DETALLE

Hyundai Kona EV. El SUV a pilas que cumple casi como coche único.
Kia Niro PHEV. El más amplio y versátil.
Seat Arona TGI. La alternativa más rentable.
Toyota C-HR. Las ventajas de lo conocido y el mejor maletero. ⇒ Más información

 IMAGEN Y DISEÑO

Ventaja del Toyota, que aporta un diseño muy vanguardista. Tiene una línea en cuña muy atlética y un perfil agresivo, musculoso y deportivo de rasgos angulosos que le diferencia. El Hyundai destaca por el frontal, que sustituye la parrilla y sus entradas de aire por una pieza maciza adornada con puntos y rayas en relieve que le dan personalidad. Y mantiene su línea SUV de aire deportivo con las aletas bien marcadas y unos portapilotos algo barrocos sobre el parachoques posterior. El Seat y el Kia son más convencionales. ⇒ Más información

• PRECIOS Y EQUIPAMIENTO

Diferencias elevadas. El Seat Arona de GNC es el más asequible, 20.180 euros. El Toyota C-HR sube a 25.600, 5.400 más, pero tiene un tamaño mayor. Y los enchufables son mucho más caros. El Kia Niro PHEV cuesta ya 33.022 y el Hyundai Kona EV llega a 37.600 (todos con descuentos, pero sin promociones por entrega de coche usado o financiación con la marca). ⇒ Más información

CONCLUSIÓN

Gana el Hyundai Kona, un SUV 100% eléctrico que reúne las ventajas de su bajo coste de uso, unos 2,60 euros cada 100 kilómetros, y sus virtudes como familiar. Y con 400 kilómetros de autonomía real puede cumplir como primer coche de la casa en cuanto haya una mínima red de carga en ruta. Es el más caro, pero ofrece prestaciones superiores y el mejor equipo de serie. Le sigue el Kia Niro, también caro, pero muy polivalente: cuando agota las baterías sigue con la gasolina y es el más amplio por dentro. El Seat Arona tiene el precio de compra más asequible y un coste de uso muy bajo circulando con gas. Y aunque es algo más pequeño, puede dar casi el mismo servicio y destaca por su agilidad. El Toyota C-HR es un híbrido clásico y polivalente con un diseño futurista y rompedor, aunque penaliza las plazas traseras. Pero no sale caro, gasta poco y ofrece el mejor equipo de seguridad. 
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no